Las Enoticias del Lunes

0 views
Skip to first unread message

Vinos Del Plata

unread,
Jun 10, 2013, 8:33:08 PM6/10/13
to vinos-d...@googlegroups.com

Copas de vino: cómo saber cuál es la indicada


Espumosos, rosados, blancos y tintos, cada uno de estos vinos se sirve en copas diferentes para que su sabor sea mejor apreciado.

 

Para que un vino pueda ser apreciado en su justo valor es necesario que sea escanciado en la copa adecuada. Ya sea rosado, tinto o blanco la oferta de copas es amplia en el meracdo e incluso las hay por tipos de uva, copas para Cabernet Sauvignon, Riesling, Merlot, entre otras.

Para poder elegir adecuadamente, el Club de Vino Vinarmoni comparte con nosotros una serie de recomendaciones, a manera de guía, para saber cómo utilizar las copas para servir vino y ser la sensación en tus eventos especiales.

Características esenciales de las copas

- Observa muy bien que el diámetro de la parte superior de la copa disminuya, de esta manera, el vino podrá desplegar su aroma sin problemas.

- Busca copas de cristal liso y transparente para que puedas apreciar el cuerpo y el color.  Prefiere las de cristal ligero.

- El pie de la copa debe ser lo suficientemente largo para que puedas sostenerlo y, así, no transmitir tu calor a la bebida.

- Cada tipo de vino tiene características muy particulares y, al servirlo, queremos que las conserve; de ahí que las copas que elijamos deben adecuarse al cuerpo y aroma de la bebida en cuestión.

Fuente: http://vidayestilo.terra.com.mx/gastronomia/copas-de-vino-como-saber-cual-es-la-indicada,ee4d67c346aae310VgnVCM4000009bcceb0aRCRD.html

 

Una copa para cada vino

Vinos espumosos y champagne. Para estos tipo de vinos, la copa ideal es aquella estrecha y alargada, con un aumento de anchura sutil hacia la boca. Esta forma facilita la ascensión de las burbujas y contribuye a que permanezcan intactas por más tiempo, asegurando un mejor sabor y aroma.

Vinos blancos y rosados. La copa debe tener una base más amplia y no necesita ser alta. La amplitud de su boca tiene la finalidad de lograr que los aromas se expandan lo suficiente y de dirigir la bebida al centro de la lengua. Esto resaltará la acidez del vino y sus notas frutales. Se debe servir a una temperatura de 6º C.

El vino blanco también puede servirse en la copa Chardonnay, que cuenta con la boca más cerrada y potencia los sabores frutales del vino.

También en la conocida Copa Tulipa, como su nombre lo indica, con forma de tulipán o ligeramente acampanada. Reduce los sabores ácidos y es ideal para el vino blanco joven y liviano.

Vino tinto. Elige una copa con forma de globo o cónica, ya que de esta forma permites que el vino "respire" y libere con mayor con mayor facilidad su aroma y sabor. Se sirve hasta llenar un tercio de la copa.

La copa Borgoña es de gran volumen, permite que el vino tinto se oxigene lo suficiente, destaca los sabores frutales y reduce los ácidos.

La copa Burdeos, por su parte, es amplia y alta y permite que el vino tinto se oxigene bien. Su apertura es lo suficientemente grande, de aproximadamente 6 centímetros de diámetro, para facilitar que la nariz perciba su aroma.

Vinos dulces. La copa de jerez es ideal por su tamaño pequeño y pie corto. Se sirve a 2/3 de su capacidad.

Recuerda que los detalles en la forma de la copa son importantes para disfrutar a plenitud el vino, pero también lo es el material: no es lo mismo vidrio que cristal. Para distinguirlo, basta con tocarlo un poco: el cristal tiene un timbre más agudo y el vidrio suena más apagado.

Cócteles & Burguers: Dónde probar las mejores hamburguesas en Buenos Aires Por Andy Cohen

Como una postal globalizada del dinner americano, cada vez son más los bares porteños en los que se le hace honor a la tradición de acompañar un buen trago con una hamburguesa casera y potente. 


¿Recuerdan la tapa del disco de 1975, Nighthawks at The Diner, con Tom Waits acodado en una mesa de madera en uno de esos clásicos diners norteamericanos? No cuesta imaginar a ese joven Waits en cientos de bares similares comiendo en cada ocasión una hamburguesa con panceta y barbacoa, junto con un vaso de whisky, un Old Fashioned o trago similar. Claro que por la rockola se estará escuchando algún blues. Tal vez Little Red Rooster, en la voz de Howlin' Wolf. Toda una postal de los años 60 y 70 estadounidenses. Una postal que sigue hoy vigente, e incluso logró extender sus influencias a todos los rincones del planeta. 


  Hamburguesas y cócteles forman un ícono cultural y social, radiografía urbana que describe buena parte de los mejor de los Estados Unidos, trazando una línea que nace en Nueva Orleans, cruza hasta Nueva York y desemboca en el Puente de San Fransisco. Un periplo caprichoso que se toma su tiempo para hacer paradas en Chicago, Houston, Las Vegas y Memphis, entre otras ciudades. Y, también, claro, en Buenos Aires. 
En nuestra ciudad porteña, tan afín a los sabores españoles e italianos, siempre hubo algunos reductos donde beber un cóctel bien hecho junto a una hamburguesa casera y generosa , lejana al estereotipo del fast food clonado y bastardeado. Pero, en el último año, este tipo de bares se multiplicó, con una oferta que hoy se presenta como verdadera tendencia. Así, a los ya clásicos Mundo Bizarro (con su hamburguesa de 300 g, ideal para acompañar con un Martini No 5, preparado por Pablo Piñata) y 878 (con su genial hamburguesa de cordero, que se lleva de maravillas con el Cynar Julep ), hoy se suman bares nuevos que convocan a miles cada noche. Entre ellos, elegimos nuestros preferidos. 

Doppelgänger
El primero en seguir la estela marcada por Bizarro y 878 fue Doppelgänger, que desde casi sus inicios viene ofreciendo una de las mejores hamburguesas de la Capital Federal. Bajo el nombre de "100% home made classic burger" ($56), la generosa mezcla de carne tiene más de tres centímetros de alto y lleva en su preparado panceta ahumada picada, que le da un sabor único. Sale con mozzarella también ahumada, cebolla caramelizada y pickle casero de pepinillos en vinagre. Inmejorable. Difícil elegir la mejor bebida para acompañar, ya que Doppel tiene una de las cartas de cócteles más tentadoras del país. Pero se puede balancear el tono norteamericano de la comida con un trago que homenajea la historia argentina, el Ferrocarril 1940, con Pineral, Hierroquina, licor de marrasquino y cereza ($36). Como dice el lema del bar: "Celebrando al obrero y al burgués que llevamos dentro". 
 
- Mad
Flamante esquina en Belgrano, llama la atención por su estética moderna, donde las miradas se las lleva una preciosa Harley Davidson original de los años 20. Toda una toma de posición ideológica de los hacedores de este bar, que apuestan claramente a los sabores de Estados Unidos, con una carta especializada en alta coctelería y hamburguesas originales. La asesoría de la barra correspondió al bartender Sebastián García, que presentó tragos como el Madness ($50), que lleva piña, ron, bitters de Angostura, menta y jugos naturales de cítricos y manzana, coqueteando con la vuelta de los punchs a las barras del mundo. Del lado de la comida, la oferta de hamburguesas es de las más completas, con opciones de carne vacuna, pollo, cordero, salmón, e incluso vegetariana. La Mad ($75) combina roast beef con bondiola, y suma cebolla de verdeo, hongos, queso gruyère y salsa barbacoa. Genial. 

Soria
Con pocos meses de vida, Soria ya es uno de los bares indispensables de la ciudad porteña. Un éxito arrollador, logrado por una combinación de factores: un fantástico espacio al aire libre, un ambiente entre hippie y bohemio, una carta de tragos interesante y muy bien hecha y sus finger foods y hamburguesas como principal atractivo culinario. Casi todo el bar se abre a su patio, que en invierno está techado y calefaccionado, pero que espera la primavera para volver a mostrar todo su esplendor. Una buena combinación de la carta es el aperitivo Soria, una mezcla simple y efectiva de Cynar, agua tónica y jugo de naranja ($22) con la Burga Sulpo, una hamburguesa casera de 200 g con panceta, queso brie y espinaca fresca, que llega con ensalada y papas fritas ($42). Lugar perfecto para comenzar una noche entre amigos.

- Magdalena's Party
Abierto por un grupo de amigos, entre ellos dos canadienses, un estadounidense y dos argentinos, Magdalena's Party es un verdadero bastión de la cultura gastronómica del hemisferio norte en Buenos Aires, tanto por su oferta de cócteles como por sus platos a lo tex mex. Del lado de la bebida, Fashion Ana (whisky a elección, caña orgánica, naranjas y Angostura), Jackie's lemonade (jugo de limón, lima, almíbar, Cointreau y Jack Daniel's). Y del lado de la comida, tacos, burritos, quesadillas, desayunos con cantidades ingentes de panceta, NY style pizza, ensalada Caesar y varios etcéteras. Para acompañar la muy rica Magdalena's Famous Burger (la básica sale $40, pero la mejor es la Hawaiana, con queso, palta y piña, a $50), un buen camino es elegir uno de los tragos de la casa, el Súper Modelo, con vodka Sky y macerado con ajíes picantes, limón, jengibre y ginger ale ($35). 


Maridaje: ¿Con qué vinos se acompañan a los platos porteños más clásicos? Por Verónica Gurisatti Especial para ConexiónBrando

¿Cuál es el vino ideal para acompañar un choripán, una milanesa con papas fritas o una pizza? Aquí, los más apropiados para cada tipo de plato. 
¿Cuál es el vino ideal para acompañar un choripán, una milanesa con papas fritas o una pizza? Aquí, los más apropiados para cada tipo de plato.


Cuando el equilibrio entre una comida y una bebida es perfecto uno y otro se potencian y multiplican su sabor, así lo demuestran el asado con Cabernet o las empanadas de carne con Torrontés. Como cada vino aporta un marco diferente, las características de cada plato determinan su elección y como la intensidad del sabor exige vinos de igual carácter, los platos simples van mejor con vinos simples y los platos más elaborados con vinos más sofisticados y, aunque a veces un contraste puede ser agradable (como un blanco cítrico para acompañar pollo frito), en general es mejor la armonía. Acá te sugerimos algunos vinos para acompañar los platos más típicos de Buenos Aires. ¿Qué vino te parece que se acomoda mejor a cada plato? ¿Con qué otra bebida te parece que se disfrutan mejor estos platos? Contanos 
¿Cuál es el vino ideal para acompañar un choripán, una milanesa con papas fritas o una pizza? Aquí, los más apropiados para cada tipo de plato.
Choripán
Un tinto regional salteño en damajuana es la mejor opción para acompañar un choripan por su carácter rústico y estilo tradicional como el Domingo Hermanos ($80), elaborado con uvas Cabernet Sauvignon y Malbec de Cafayate o algún tinto simple y suave al paladar, con buena acidez, cuerpo medio y lo suficientemente versátil como para mezclarlo con hielo o soda para refrescarlo. 
¿Cuál es el vino ideal para acompañar un choripán, una milanesa con papas fritas o una pizza? Aquí, los más apropiados para cada tipo de plato.
Milanesa con papas fritas
Para la milanesa con papas fritas nada mejor que un tinto suave, frutado y sin grandes complejidades como el Bonarda o el Malbec con taninos dulces y la madera justa. Una buena elección es el Durigutti Bonarda ($64) por su estilo moderno e identidad varietal que combinan muy bien con la untuosidad de la carne gracias a su firme acidez y a la excelente madurez de las uvas. 
¿Cuál es el vino ideal para acompañar un choripán, una milanesa con papas fritas o una pizza? Aquí, los más apropiados para cada tipo de plato.
Pizza de muzzarella
La pizza de muzzarella es mucho más rica acompañada de un rosado seco, joven y frutado como el Amalaya Rosado ($50) elaborado con uvas Malbec y Torrontés de Salta, ya que su fluidez y acidez equilibran el contrapeso del queso. Otra buena opción es la sidra tirada por su gran frescura y porque es bien distinta a la tradicional, tiene menos burbujas, es más fácil de beber y no es tan dulce. 
¿Cuál es el vino ideal para acompañar un choripán, una milanesa con papas fritas o una pizza? Aquí, los más apropiados para cada tipo de plato.
Hamburguesas
Las hamburguesas se disfrutan doblemente con tintos de cuerpo medio y taninos incipientes que logren potenciar el sabor de la carne, dominar la grasa y los sabores fuertes, como el clásico San Felipe caramañola ($24) que se destaca por su simpleza, amplitud aromática y notas tostadas, además de refrescar el paladar y dejar una sensación de redondez y rico final de boca. 
¿Cuál es el vino ideal para acompañar un choripán, una milanesa con papas fritas o una pizza? Aquí, los más apropiados para cada tipo de plato.
Empanadas
Lo ideal para acompañar empanadas de carne es un blanco fresco y preferentemente del año como un Torrontés riojano, por ejemplo el Santa Florentina ($22) por su buena intensidad de aromas y porque perdura mucho tiempo en el paladar, pero también otros varietales blancos, frutados y sin madera logran resaltar su sabor como un Chardonnay, un Semillón o incluso un Sauvignon Blanc. .


Venía a degustar los mejores vinos de argentina. CUISINE&VINS Expo

  facebook twitter rss contacto




Reply all
Reply to author
Forward
0 new messages