La Masonería el poderoso colectivo de mujeres y hombres despiertos, capaces de transformar a la Humanidad

15 views
Skip to first unread message

Alcoseri Vicente

unread,
Feb 16, 2012, 9:22:34 AM2/16/12
to A secreto masonico, Alcoseri Vicente, cuarto camino, foro masoneria x enviar, francmasoneria, goetia, maso rosa, Masoneria regular, nuevo foro masoneria, Nuevo Orden Mundial, red masonica, sufismo islam
La Masonería el poderoso colectivo de mujeres y hombres despiertos, capaces de transformar a la Humanidad.

 

Cualquier guerra es un evento que arrastra a millones de hombres, quiéranlo o no, a su torbellino destructivo. La gente, empero, se imagina que es libre, y hasta que las guerras son necesarias para mover la economía, y por ellos la justifican. Toda la vida del hombre se basa en la idea de que su elección es libre, el mundo la ciencia y la religión y hasta la política han hecho pensar a la gente que se tiene libre albedrio, simplemente por ser ciudadano.

 

Todo lo que se basa en la violencia solo puede crear la violencia. No hay una sola escuela de verdadera enseñanza que enseñe la violencia, la Masonería no enseña la violencia sino la paz. 

En los Evangelios, Cristo atacó a la Religión Fanática, y separó la Religión del Estado, al decir lo del Cesar a lo del Cesar y lo de Dios a lo de Dios.  atacó a los fariseos, y es preciso leer todo cuanto se dice allí de ellos y de su idea de una Religión verdadera sin fanatismos.

 

Cristo los atacó a los fanáticos religiosos con tanta Aspereza porque eran los hombres que podrían haberlo comprendido y que habrían sido más útiles si se transformaban en liberales. Como han de saber; este trabajo  masónico ataca la falsa personalidad, porque es irreal es decir, porque no puede constituir el punto inicial de la evolución interior.

 

 

Si cualquier ser humano pudiera ver claramente que es mecánico y esclavo de las pasiones, es decir, que no es libre, no podría soportarlo. Es preciso comprender que en la tierra la humanidad está bajo influencias o  leyes sociopolíticas nefastas, y cada persona está en realidad bajo la influencia del sueño psicológico colectivo.

 

Sin embargo, el hecho de que el hombre en la tierra está bajo muchas influencias negativas se comprende si se observan los hechos que no permiten que el hombre y la mujer sean libres. Estas influencias, de las cuales algunas crecen y otras menguan, o se entrecruzan y forman diferentes combinaciones, producen los eventos que forman el drama de la existencia humana en la tierra.

 

Antes de que ocurra un evento, no cuesta nada decir que se está libre de él. Pero cuando se produce el evento, el caso es diferente. Al parecer, trata de arrastrar a todos aquellos que están a su alcance y de alimentarse con ellos. La gente olvida lo que pensaba antes. El evento los atrae a su esfera de influencia. Por medio de los topes y la justificación de sí, entran en el evento y caen bajo su poder. Un hombre resuelve que nunca luchará otra vez en una guerra. Está seguro de no hacerlo. Pero cuando empieza a oír el redoble de los tambores, cuando comienzan los horrores y la locura de la guerra y los ve o se entera de ellos por la lectura, olvida todas sus resoluciones.

 

Y ocurre lo mismo no sólo con los eventos en escala de la guerra, sino con los eventos en escala de la vida cotidiana ordinaria. Porque los eventos están en distintas escalas. Por ejemplo, existen los eventos colectivos, es decir, los eventos en que están implicadas muchas naciones o una sola nación, tales como las guerras o las revoluciones.

 

 

Y al otro extremo de la escala están los pequeños ciclos de acontecimientos que forman la vida privada del hombre común y que giran como ruedecillas, repitiéndose interminablemente, de la misma manera, a no ser que el hombre empiece a luchar consigo mismo y cambie. Y aunque nadie esté realmente satisfecho de su vida, no ve que su nivel de ser atrae su clase particular de vida, es decir, el ciclo repetido de los pequeños sucesos.

 

 

Los acontecimientos colectivos, a saber, los acontecimientos que comprometen a millones de hombres, se asemejan a grandes ruedas. Pero la vida de una persona se asemeja a una ruedecilla que gira en alguna enorme máquina de grandes y pequeñas ruedas y todas esas ruedas, grandes y pequeñas, forman la "vida", que arrastra a todos.

 

Este trabajo habla muchas veces de la necesidad de aislarnos de los acontecimientos colectivos. Estamos en relación con ellos por nuestras actitudes, como por hilos invisibles. Para aislarse de los acontecimientos colectivos, es preciso cambiar las actitudes en uno mismo. Sólo mediante una actitud correcta hacia el trabajo se ven las actitudes formadas mecánicamente y se las puede cambiar o bien producir un cambio en dichas actitudes.

 

 

Sólo se puede observar una cosa en uno mismo por medio de otra cosa. Una cosa no puede observarse a sí misma. Para observar, es preciso estar fuera le lo que se observa. Todo el sistema de trabajo y todas sus ideas, que pertenecen a una añeja enseñanza acerca del hombre y de su posible desarrollo y libertad interior, ofrecen la plena posibilidad de la observación de sí, es decir, que uno puede observarse a sí mismo según la enseñanza, las ideas y a conocimiento del trabajo.

 

El hombre en la vida no puede hacerlo, pues ha sido formado por la vida y sólo puede observarse a sí mismo según las ideas pertenecientes a la vida. En este sistema se dice que la guerra fue causada por influencias astrológicas o por malas decisiones políticas, no por la gente común.

 

Se dice simplemente que las influencias planetarias crean la guerra en la tierra. Pero se agrega que esas influencias crean la guerra en la humanidad dormida. Debido a que el hombre está tan profundamente dormido, estas influencias obran sobre él en una forma particular.

 

 Si estuviese despierto, obrarían sobre él en otra forma. El mayor de los errores y la mayor de las injusticias que cometemos, respecto de nuestros semejantes, es imaginar que todos son conscientes. Este trabajo nos dice también que en la vida todo sucede sin que nada ni nadie pueda detener un evento.

 

Al parecer el Ser Humano hace y puede hacer, pero esto no es así, sino en apariencia. En realidad, todo sucede automáticamente, de la misma manera que la última guerra Cristera en México sucedió y la guerra con contra el Narcotráfico actual sucede.

 

El trabajo masónico insiste en que todo sucede en la tierra porque el hombre está dormido. Todo sucede en un mundo de gente dormida. Todo cuanto tiene lugar tiene lugar de la única manera en que puede hacerlo. Millones de hombres se matan los unos a los otros, y sufren desdichas increíbles, porque no pueden hacer otra cosa, y todo ello no conduce a lugar alguno. Lo único que puede llevar a algún lugar es el despertar del sueño. En cada pequeña fracción de tiempo, algunas personas están prontas para despertar. Si no lo hacen, impiden el paso a las otras.

 

 Es como una escalera en la cual cada peldaño está ocupado por gente. Si las personas que están arriba no se mueven, los que están debajo tampoco pueden moverse. Despertar es la tarea individual de cada persona. Pero sólo unos pocos pueden despertar al mismo tiempo o encontrar las posibilidades, que se les ofrecen. Si empiezan a despertar el efecto cunde y otros empiezan a comprender qué significa el trabajo masónico y qué significa el despertar.

 

El hipnotismo de la vida es siempre muy poderoso. La naturaleza tiene como fin mantener al hombre dormido y apoyado en la violencia, porque así sirve a los propósitos de la naturaleza. El trabajo es una fuerza que penetra en la vida proveniente de fuentes conscientes que están fuera de la vida.

 

Hoy el hipnotismo de guerra es muy fuerte. Es preciso resistirlo. Con el fin de resistirlo, las influencias que nos llegan por medio de este trabajo deben mantenerse vivas. Con ese fin es preciso pensar constantemente en él, concentrarse en sus diferentes aspectos, renovarlo diariamente, y ponerlo en práctica.

 

El trabajo  masónico debe mantenerse vivo y todo cuanto lo mantiene vivo es útil y todo cuanto tiene un efecto contrario es dañino. Cada uno de ustedes debe pensar en lo que significa mantener vivo el trabajo en esta época y en el esfuerzo que requiere por parte de quienes enseñan este sistema.

 

Sólo aquellos que piensan seriamente en el trabajo y ven todas sus dificultades y han comprendido por sí mismos cuán fácil es olvidar todo y recaer en la vida ordinaria pueden comprender lo que esto significa. Cabe agregar otra cosa —ustedes ya están enterados de que en este camino todos deben desempeñar su parte en la vida— es decir, el sistema para despertar y hacer despertar —que ahora estudiamos.

 

Pero una cosa es identificarse con lo que debe hacerse en la vida y otra tomar la vida como medio de trabajo sobre sí. La vida y el trabajo no deben mezclarse. Si un hombre mezcla el trabajo con la vida y no puede ver la diferencia, no sentirá la acción del trabajo sobre él. Se desvanecerá y llegará a ser nada en su mente. Como ustedes saben, se destacó este punto en muchas de las conferencias que se dieron desde que empezara la guerra.

 

La razón de ello es evidente, pero aunque sea así, lo olvidamos fácilmente y debemos luchar una y otra vez por recordar el trabajo  masónico y restablecerlo en nuestra mente, ver una vez más su significado interior, y comprender de nuevo por qué este trabajo, en una forma o en otra, siempre fue enseñado a la sufriente humanidad en todas las épocas.

 

Del mismo modo que no hay que amoldarse a la guerra, tampoco hay que amoldarse al sistema robotizado. Amoldarse a la guerra es caer en el sueño en lo que concierne a la guerra, la tarea del masón es despertar a la humanidad de sus largos siglos de sueño, o  mejor dicho despertarlos de sus pesadillas.

legrG.jpg
Reply all
Reply to author
Forward
0 new messages