La mano masónica detrás del desarrollo histórico de México #7 y #8

4 views
Skip to first unread message

SECRETO MASONICO

unread,
Sep 5, 2021, 5:30:24 PMSep 5
to SECRETO MASONICO

 
La mano masónica detrás del desarrollo histórico de México #7
La Masonería en México, siempre ha sido un poderoso factor político , así hasta el día de hoy 1 de septiembre de 2021, y en el pasado fue tan decisivo el papel de la Masonería , que aún los políticos siguen refiriéndose al francmasón Benito Juárez como un referente político , pero la realidad es que el Francmasón Benito Juárez , como otros próceres como George Washington, simplemente trasladaron el ideal político masónico al plano secular , claro, esto trabajo no es sencillo se requiere de gran habilidad política y estrategia muy cuidadosa, así que el trabajo de Benito Juárez fue excelente.
Todos los masones han sido controvertidos en todos los planos, pero siempre direccionados a la apertura progresista.
Es difícil o casi imposible dar con lo que pasaba por la mente del Francmasón Benito Juárez en el siglo XIX, enfrentándose a la poderosa iglesia católica, con un pueblo mexicano religiosamente fanatizado, luego enfrentándose al ejército más poderoso del mundo invadiendo a México, y teniendo de vecinos a los norteamericanos con una visión intervencionista.
Cuando vemos el Kemalismo turco, del Francmasón Ataturk Kemal , como una fotocopia de las políticas mexicanas del masón Benito Juárez, entendemos que esto de la política liberal masónica juarista cruzó las fronteras y se estableció en el Imperio Otomano , quizá con algunas variantes muy salvajes y aterradoras , pero que fueron antes de Ataturk Kemal , hoy Turquía bajo el mandato presidencial de Erdogan, parece ser son contrarias al ideario masónico y más favorecedoras hacia el fanatismo religioso.
Vayamos ahora a: La segunda intervención francesa
Sin embargo, no se le concedió un respiro al país exhausto y devastado por la guerra. Pronto comenzó la Segunda Intervención Francesa y fue inicialmente apoyada por el Reino Unido y España , que formaron una alianza llamada Convención de Londres y anunciaron su intención de enviar tropas a México. El Gobierno de ese país derogó la Ley de Suspensión de Pagos, pero la alianza no eliminó su plan. Las tropas de la alianza llegaron a Veracruz en 1862 y entraron en negociaciones con el Gobierno de México. Los dirigentes de las misiones británicas y españolas decidieron volver, pero los franceses anunciaron que ocuparían México, lo que era claro fue que las intenciones de Francia eran apoderarse no solamente de México, sino apoderarse de los Estados Unidos, cosa que los estadounidenses tuvieron claro.
Tras sufrir un revés en Puebla el 5 de mayo de 1862, los franceses continuaron la expedición que los llevó a ocupar la Ciudad de México el 10 de junio de 1863. El Gobierno de la República comenzó desde entonces un peregrinar por varios puntos del país, mientras los franceses seguían ocupando la capital. Las tropas francesas comenzaron a retirarse gracias a los ataques mexicanos a partir de 1866, ante la inminencia de una guerra entre Francia y Prusia y la derrota de los confederados en la guerra de Secesión estadounidense en 1865, que respaldaron en todo momento a Napoleón III..
La intervención francesa en México como bien sabemos fue una consecuencia directa de la imposición del presidente mexicano Benito Juárez de una moratoria de dos años de los pagos de intereses de los préstamos a partir de julio de 1861 a los acreedores franceses, británicos y españoles. El nuevo emperador, el archiduque austríaco Maximiliano, fue impuesto en 1862 por el emperador francés Napoleón III, con la complicidad de los conservadores mexicanos. Sin embargo Maximiliano que era también francmasón , pronto instituyó reformas sociales liberales (para disgusto de su base conservadora mexicana ). A pesar de esto, la intervención francesa todavía permitió que los reaccionarios políticos activos se unieran contra las políticas liberales de reforma política que , anticlerical y socioeconómica del presidente masónico Benito Juárez, así, la Iglesia Católica, los conservadores de clase alta, gran parte de la nobleza mexicana y algunas comunidades nativas americanas dieron la bienvenida y colaboraron con la instalación del imperio francés de Maximiliano I de México como Emperador de los mexicanos . Recordemos que La Primera intervención francesa en México, también conocida como la Guerra de los Pasteles, fue el primer conflicto bélico entre México y Francia. Tuvo lugar del 16 de abril de 1838 al 9 de marzo de 1839.
Benito Juárez y sus liberales lideraron la lucha contra el ejército de ocupación francés. Estados Unidos, sin embargo, continuó reconociendo a Juárez como el presidente legal de México. Con el final de la Guerra Civil estadounidense en 1865, Estados Unidos comenzó a brindar ayuda más explícita a las fuerzas de Juárez. Las cosas empeoraron para Maximiliano después de que los ejércitos franceses se retiraron de México en 1867. Pronto fue sitiado en Querétaro y capturado porque se negó a huir y dejar atrás a sus leales.
La república pronto fue restaurada y el presidente Juárez regresó al poder en la capital nacional. Hizo pocos cambios en la política, dado que el progresista y francmasón Maximiliano había apoyado la mayoría de las reformas liberales del francmasón Juárez. El México que Maximiliano imaginó nunca llegaría a existir e inmediatamente después de su caída, el país volvió a caer en el ciclo de tiranos presidenciales, golpes militares, guerras civiles y revoluciones como lo sabemos.
Cuando murió Benito Juárez, luego de 2 o 3 mandatos presidenciales, México pasó a manos de Porfirio Díaz, también masón. Paradójicamente, liberal y dictador al mismo tiempo, defendió los principios seculares de la constitución liberal y reprimió la libertad política. Además, a diferencia de muchos liberales doctrinarios, Díaz no era virulentamente anticlerical. Sin embargo, los liberales poderosos implementaron medidas legales para restringir el poder de la Iglesia. Otras prohibiciones a la Iglesia en 1874 incluyeron: la exclusión de la religión en las instituciones públicas; restricción de actos religiosos a los recintos de la iglesia; prohibición de la vestimenta religiosa en público, excepto dentro de las iglesias; y prohibición de tocar las campanas de la iglesia excepto para convocar a los feligreses. Cuando llegó al poder en 1876, Díaz dejó vigentes las leyes anticlericales, pero ya no las hizo cumplir como política estatal, dejando eso a los estados mexicanos individuales. A pesar de un papel cada vez más visible de la Iglesia Católica durante el Porfiriato, el Vaticano no logró restablecer una relación formal entre el papado y México, y las limitaciones constitucionales de la Iglesia como institución siguieron siendo la ley del país. También buscó poner algo de orden en el caos de la masonería mexicana de su tiempo mediante la creación de una Gran Dieta a nivel nacional en la que participaron masones de rito escocés , de York , y de otros ritos masonicos. Antes de disolverse a finales de siglo, este organismo originó las Grandes Logias regulares de la República Mexicana. Algunas de las cartas constitutivas de las Logias del Rito Yorkino de la Gran Logia de México que llevan la firma patente de Porfirio Díaz hasta el día de hoy.
Mientras Porfirio Díaz era un masón comprometido durante toda su carrera política, Díaz supuestamente renunció a la masonería, que murió en exiliado en Franca , y regreso al seno de la Iglesia Católica, pero esto de que regresó a la Iglesia no está confirmado, aunque posiblemente jamás realmente abandonó su fe católica .
Díaz provenía de una familia devotamente católica; su tío, José Agustín, era obispo de Oaxaca. Díaz se había entrenado para el sacerdocio y parecía probable que ese fuera su camino profesional. Oaxaca fue un centro del liberalismo, y la fundación del Instituto de Artes y Ciencias, una institución secular, ayudó a fomentar la formación profesional de los liberales oaxaqueños, incluidos Benito Juárez y Porfirio Díaz. Cubrió estratégicamente elementos pro y anticlericales, ya que fue tanto el jefe de los masones en México como un importante asesor de los obispos católicos. Díaz demostró ser un tipo de liberal diferente a los del pasado, que políticamente y hábilmente jugaba ambas cartas . No suprimió a la Iglesia (como la mayoría de los masones liberales) ni protegió a la Iglesia. Aprovechando estas políticas más laxas y la actitud indiferente hacia el clericalismo y la religión en general, los misioneros protestantes llegaron a México, especialmente al norte de México, y se convirtieron en una de sus fuerzas opositoras durante la Revolución Mexicana. Tampoco es sorprendente que cuando estalló la Revolución Mexicana en 1910, la Iglesia Católica se fue sin otra opción, fue un firme partidario del régimen de Díaz.
Alcoseri
0 comentarios

Vick Alcoseri
1g hdteSts sgepnlrptrtehiiembrfe a osladnsSriirsocc 1luo5a:5rlied1  · 
Compartido con: Público
… Ver más
1 comentario
Carlos Alberto Valencia Cortes
México y=Colombia cituación de degradación social, drogadicto conspiración ha la sociedad mexicana y colombiana crimen organizado por corrupción muchos males +más que
Vick Alcoseri
rAtdgmSpoohyerintt sa lags o00ruel:s0ead8mh  · 
Compartido con: Público
Vick AlcoseriMasonería Universal
rAtdgmSpoohyerintt sa lags o00ruel:s0ead7mh  · 
La mano masónica detrás del desarrollo histórico de México #8
La Masonería en México tiene historias verdaderamente dignas de hacer varias películas más de Cine Hollywoodense y del cine Mexicano, más de las que se han realizado hasta hoy y han sido muy taquilleras, películas como de los cristeros contra masones , películas del Francmasón Benito Juárez, y otras más. En lo que concierne al papel de la Masonería Mexicana durante la guerra cristera, es un asunto de lo más complejo y apasiónate, ahora recuerdo bien , de lo que viví a lado del masón Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco , y su campaña , que bien podría hacerse una película , y que no recordar mis contactos vía telefónica con el Francmasón Doctor Mirles Valverde líder de las autodefensas en Michoacán, y todo lo que se desarrolló en las redes sociales , la llamada telefónica con Peña Nieto para librarlo; hoy de como ver a la Gran Logia de Cuba enfrentarse al usurpador Díaz – Canel , en ocasiones pienso que mi influencia hizo que los masones cubanos retaran al presidente de Cuba.
Pero , vayamos a la historia de la Masonería en México.
México se desenvolvía en un clima donde los Estados Unidos habían afirmado que tenía un papel preeminente en el hemisferio occidental. El presidente estadounidense Theodore Roosevelt en1904 modificó la Doctrina Monroe a través del Corolario Roosevelt , que declaró que Estados Unidos podría y podría intervenir en los asuntos políticos de otros países si Estados Unidos determinara que no están bien administrados, que éstos no cumplían sus obligaciones. Antes la Doctrina Monroe solamente se limitaba a afirmar que Estados Unidos actuaría a fin de evitar cualquier intervención extra-continental, esencialmente de los países europeos.
Después de casi 30 años con Díaz en el poder, las empresas estadounidenses controlaban "casi el 90 por ciento de los recursos minerales de México, su ferrocarril nacional, su industria petrolera y, cada vez más, espacios", se enumera a los dueños de la economía mexicana en 1914: Rockefeller (caucho), Goblentz (textiles), Guggenheim (minas), Hearst (alias Hirsch) que poseían 3 millones de acres métricos, y el banco Kuhn-Loeb, que también financió a Lenin en Rusia.
En los Estados Unidos, el republicanismo, el capitalismo y el protestantismo crecieron relativamente en paz bajo el amplio marco ideológico liberal masónico . Mientras que durante este tiempo en México, la cultura profundamente católica nunca había prosperado completamente bajo el sistema liberal impuesto desde la Independencia de 1821. A medida que se acercaban las elecciones de 1910, los grupos comenzaron a asentarse en su candidato presidencial, El Francmasón Porfirio Díaz decidió que se postularía a otro mandato presidencial, y que permitiría que el Francmasón Francisco I. Madero, otra élite masónica pero reformistas y de tendencia democrática, se postulara contra él. Masonería liberal de Madero, así como sus negocios y familiares conexiones en el norte de México y Texas, lo convirtieron en un personaje revolucionario especialmente atractivo para la clase media asentada en el norte de México . Madero alumno de los jesuitas, había recibido una buena educación pero desde entonces se había adentrado en el espiritismo, el esoterismo masónico y el radicalismo. Francisco I. Madero Se postuló bajo su Partido Anti-Reeleccionista.
En 1909, Madero había publicado su libro “La sucesión presidencial en 1910”, que le dio visibilidad en la vida política y le granjeó simpatizantes y adeptos a su causa democrática y contraria a la reelección de Díaz. Reunió a la prensa de oposición y vio crecer su movimiento, entre otras cosas por su campaña proselitista a favor de la idea de legalidad, y por sus giras políticas que cubrieron muchas ciudades de la nación, hasta en lugares alejados, como Yucatán. Entonces comenzaron los golpes: Ramón Corral y su gente querían detener a Madero para evitar que llegara a la Convención y se convirtiera en candidato. Lograron que se emitiera una orden de aprehensión al dar seguimiento a un litigio por un predio, pero Madero salió bien librado, y fue elegido por aclamación como candidato del Partido Anti-reeleccionista y del Nacional Democrático.
El Francmasón Madero pidió el regreso de la Constitución Liberal de México de 1857. Temeroso de un cambio dramático de dirección, el 6 de junio de 1910 el régimen porfiriano arrestó a Madero en Monterrey México. Tras llegar a Monterrey vía ferrocarril para realizar varios eventos de proselitismo, Madero es apresado en casa de su tía Victoriana Madero después de mencionar un duro discurso contra el régimen del general Díaz, Madero fue acusado de que sus discursos ultrajaban a los funcionarios públicos y de utilizar “palabras sediciosas”. Estuvo detenido en la Penitenciaría del Estado de Nuevo León, donde además se les mantuvo incomunicados. y fue enviado a una prisión en San Luis Potosí. Aproximadamente otros 5.000 miembros del movimiento Anti-Reeleccionista también fueron encarcelados, lo que solo sirvió para convertirlo en un mártir a los ojos de sus seguidores. Francisco Vázquez Gómez se hizo cargo de la nominación, pero durante el tiempo de Madero en la cárcel, se llevó a cabo una elección fraudulenta que le dio a Díaz un margen de victoria increíblemente grande. Este caso de fraude electoral masivo despertó la ira generalizada en toda la ciudadanía mexicana. Madero convocó a una revuelta contra Díaz en el Plan de San Luis Potosí, y la violencia para derrocar ahora se ve como la primera fase de la Revolución Mexicana. En la primavera de 1911, las fuerzas revolucionarias tomaron Ciudad Juárez, obligaron a Díaz a renunciar y declararon presidente a Madero. Díaz se vio obligado a dimitir en el cargo el 25 de mayo de 1911 y abandonó el país rumbo a España seis días después, el 31 de mayo de 1911. Cuatro años después, en 1915, Díaz murió exiliado en París, Francia.
Aunque la revuelta del Plan de San Luis Potosí de Madero fue un fracaso, encendió la esperanza revolucionaria en muchas de las comunidades fronterizas al norte de México . En el norte de México, Pascual Orozco y Pancho Villa movilizaron a sus ejércitos mal equipados y harapientos , que comenzaron a asaltar las guarniciones militares federales mexicanas. En el sur, Emiliano Zapata, un supuesto francmasón revolucionario (reclamado por muchos masones latinoamericanos) libró una sangrienta campaña contra los caciques locales (líderes políticos rurales).
El régimen de Madero pronto flaqueó y mostró fisuras políticas desde el principio. Zapata se volvió contra él, enojado por su incapacidad para efectuar la restauración inmediata de la tierra a los indios desposeídos. Orozco, inicialmente partidario de Madero, también estaba descontento con la lentitud de las reformas bajo el nuevo gobierno y dirigió un movimiento revolucionario en el norte fronterizo . El gobierno de Estados Unidos también se volvió contra Madero, temiendo que el nuevo presidente fuera demasiado dócil con los grupos rebeldes y preocupados por la amenaza que la guerra civil violenta en México representaba para los intereses comerciales estadounidenses allí.
Zapata se rebeló contra Madero en 1911, debido a la lentitud de Madero para implementar la reforma agraria.
En febrero de 1913, Huerta y Félix días se reunieron en la oficina del embajador estadounidense Henry Lane Wilson y firmaron el llamado “Pacto de la Embajada” El Pacto de La Ciudadela fue un documento firmado por Félix Díaz y Victoriano Huerta el 18 de febrero de 1913, en virtud del cual las fuerzas armadas ilegales contrarias a Francisco I Madero , en el que acordaron conspirar contra Madero e instalar a Huerta como presidente. Huerta asumió la presidencia al día siguiente, luego de arrestar a Madero, quien fue asesinado pocos días después. La posición laxa de Huerta sobre las reformas prometidas despertó la ira de una alianza laxa entre Pancho Villa, Álvaro Obregón y Venustiano Carranza, cuyo Plan de Guadalupe exigía la renuncia de Huerta, que ocurrió en 1914. El Plan de Guadalupe fue un documento que pretendía eliminar cualquier pretensión de legitimidad que el gobierno de Victoriano Huerta pudo haber tenido y anunciaba la convocatoria a las elecciones una vez que la paz se había restablecido.
Su sucesor, Venustiano Carranza, fue más firme pero no mucho más disciplinado que su antecesor. Según los escritos de los hombres y mujeres que vivieron durante la anarquía, el ambiente fue calificado de pura violencia con la Iglesia como objetivo central. La persecución religiosa había comenzado desde 1913, por lo que el padre Ledit, un jesuita canadiense, escribió:
“Fue una especie de orgía revolucionaria contra todo lo que recordaba la disciplina y la ley moral. Se quemaron confesionarios y estatuas. Las monjas fueron violadas. Fue horrible. En algunas localidades, mercenarios borrachos daban órdenes extravagantes, la confesión se autorizaba solo a los moribundos y solo con la condición de que esta confesión se hiciera en voz alta y ante un empleado del gobierno. En otros lugares se prohibió la celebración de la misa. Numerosos sacerdotes fueron fusilados. Casi todos los colegios religiosos fueron cerrados ... Todos los obispos, excepto uno que se benefició de la protección del caudillo (líder militar) del Sur, decidieron salir de México en protesta contra el régimen que se les impuso ”.
Una Asamblea Constituyente se abrió en 1917 para darle al país una nueva constitución. Evidentemente, se redactó con el espíritu revolucionario del momento. En la asamblea de debates, el clero fue llamado abyecto, guardián de la ignorancia, opresor, corrupción de la moral y más descripciones que se hicieron eco de los sentimientos de las revoluciones anticlericales en Europa. Uno de los constituyentes aprobó que se quemen iglesias, que se confisquen santuarios e incluso que se ahorque a algunos monjes. Otro agregó: "Si faltan las cuerdas para colgar a los tiranos, trenzaremos algunas de las entrañas de los sacerdotes". Verdaderamente, el espíritu y las actitudes anticlericalistas que durante mucho tiempo solo se habían mantenido dentro de las élites de la clase alta durante generaciones habían penetrado ahora en la masa de liberales que ahora contaba con miembros en todas las posiciones de poder.
La nueva constitución retomó e intensificó las cláusulas no religiosas de las precedentes que no habían sido estrictamente aplicadas: educación laica obligatoria para todos y prohibición de cultos fuera de los santuarios. Prohibió los votos religiosos y las comunidades. Privó la ciudadanía mexicana a quien no aceptara esta constitución. El padre Ledit aseguró que la constitución mexicana de 1917 inspiró a los Redactores de la constitución soviética del año siguiente en Rusia, la masónica revolución mexicana fue el modelo a seguir por la revolución rusa .
En 1920 se produjo un golpe de estado: el general Álvaro Obregón hizo asesinar al presidente Carranza y ocupó su lugar. Obregón se veía a sí mismo como indispensable para la nación y enmendó la Constitución de 1917 para poder postularse nuevamente para la presidencia de México. Esto se inclinó y, en la mente de muchas personas, violó la regla revolucionaria de “no reelección” que había sido consagrada en la constitución. La persecución solo se intensificó para los fieles en México. Obregón, un hombre impío sin desgana, ya se había distinguido en ese sentido. En 1912, había profanado una catedral (en Guadalupe) usándola como cuartel para sus tropas. Como alcalde de la ciudad de México en 1916, reunió a todos los sacerdotes, los declaró prisioneros y los sometió a un trato horrible.
Después de convertirse en presidente de todo México, gobernó aplicando con vigor las cláusulas de persecución de la nueva constitución. La bandera roja se izó en el campanario de la catedral de Morelia; una imagen de la Virgen fue acuchillada en el interior de una iglesia que fue saqueada, mientras la policía local ahuyentaba a los católicos que querían realizar una ceremonia de reparación disparando al aire. Los palacios del obispo de Guadalupe y México pronto también fueron bombardeados ese mismo día.
Así en ese ambiente anticlerical comienza la guerra cristera
En este mismo mes de noviembre de 1921, la presidencia pasó a manos del francmasón Plutarco Elias Calles, quien había sido designado por Obregón quien había sido asesinado por José de León Toral, un cristero . El nombre de Calles permanecerá en la memoria histórica de México como un valeroso masón que derrotó finalmente al nefasto Clero , pero despreciado como un anticristo masón por la iglesia , o un Diocleciano o Nerón en la historia de la Iglesia bajo los emperadores romanos que combatieron a los primeros cristianos.
Hablemos de la relación del presidente estadounidense William Taft , con el francmasón Plutarco Elías Calles y el presidente estadounidense Calvin Coolidge .
Nacido fuera del matrimonio de padres mexicanos empobrecidos, Calles había sido maestro de escuela. También había participado en la persecución de sacerdotes bajo la presidencia de Obregón. Pero fue mucho más lejos que su predecesor. Había como francmasón jurado destruir la Iglesia católica en México. Puso a los obispos en prisión, profirió insultos contra el Papa y se declaró enemigo personal de Cristo, el Ilustre y poderoso hermano masón Plutarco Elías Calles fue el anticristo en su versión mexicana .
El Francmasón Plutarco Elías Calles decía: “La Iglesia solo tiene una cosa que hacer: desaparecer… Debemos arrancar de suelo mexicano todas las ideas religiosas caducas… Debemos emprender la lucha terrible contra el pasado, contra todas las cosas que debemos hacer desaparecer para siempre de la superficie de la tierra. … El gobierno está decidido a ejecutar un programa sin prestar atención a las muecas del cuidador ni a las protestas de los perezosos monjes. Tres veces en mi vida me he encontrado con Cristo en mi camino y tres veces lo insulté ”. así decía el francmasón Plutarco E. Calles
La implementación de sus leyes anticlericales del 24 de junio de 1926 añadió interdicciones aún más severas a las leyes antirreligiosas que ya habían sido promulgadas y castigó las infracciones aún más seriamente. El catolicismo llegó a estar prohibido no solo en los santuarios sino incluso en las casas particulares. Los distintos estados de México habían sido regulados por el estado para establecer un límite al número de sacerdotes permitidos según su población. En ciertas áreas, la proporción de sacerdotes por población era de 1: 50.000. Muchas reliquias religiosas, estatuas e imágenes fueron prohibidas tanto en el ámbito público como en el privado.
La guerra cristera en México se cobró la vida de unas 90.000 personas: 56.882 del lado federal, más de 30.000 cristeros y numerosos civiles y cristeros que murieron en redadas anticlericales incluso después de que terminó la guerra.
Debido a la persecución, se hizo imposible para el clero y los sacerdotes ejercer su ministerio. El 31 de julio de 1926, los sacerdotes recibieron la orden de sus obispos, aprobada por el Papa Pío XI, de suspender el ejercicio del culto. Los fieles se apresuraron a las iglesias para recibir los sacramentos de la Penitencia y la Eucaristía por última vez, ya que la persecución parecía no tener fin. Las iglesias estaban cubiertas de negro en señal de duelo. Los laicos se organizaron para continuar sus tradicionales ejercicios católicos sin sacerdote: oraciones, himnos, rosarios, lecturas piadosas y catecismo.
Los sacerdotes que continuaron celebrando misa en privado lo hicieron bajo su propio riesgo. Ser atrapado significaría prisión o incluso la muerte. En México, 10.000 agentes de la policía federal recorrieron las calles en busca de sacerdotes. Para el 1 de noviembre de 1926, El Francmasón Calles había cerrado 120 colegios e iglesias católicas, llenar las cárceles de sacerdotes sorprendidos celebrando la misa y de haber matado a más de 500 sacerdotes. La Guerra cristera realmente fue una guerra entre la Iglesia Católica y la Masonería .
Fue una época oscura en la que la Iglesia Católica en México tuvo que pasar a la clandestinidad, los mártires fueron numerosos. Los obispos, aparte de unos pocos que pudieron esconderse, tuvieron que huir o fueron deportados. Frente a esta revolución masónica y violenta, el Papa Pío XI se consolaba al conocer la fidelidad heroica de miles de católicos mexicanos, que fueron obligados a elegir entre la apostasía o los tratamientos horribles, y a menudo ejecutados por su fe. El Papa escribió el 18 de noviembre de 1926:
“Nos es imposible ahondar en casos individuales. Insistimos en dejarte saber una cosa, los miembros de las asociaciones católicas tienen tanto miedo al sufrimiento, que en lugar de huir, buscan el peligro y se alegran cuando tienen que sufrir malos tratos por parte de sus adversarios. ¡Es un espectáculo magnífico que se le da al mundo, a los ángeles y a los hombres! Estos son hechos dignos de eterna alabanza. Numerosos son los líderes católicos, las mujeres y jóvenes que fueron arrestados y torturados por los soldados por las calles, encerrados en cárceles inmundas, severamente castigados y torturados.
“Además, algunos de estos jóvenes y adolescentes, y las lágrimas brotan de nuestros ojos cuando informamos de esto, voluntariamente encontraron la muerte con el rosario en la mano, la invocación de Cristo Rey en sus labios. A nuestras vírgenes encerradas en las cárceles se les hicieron los atropellos más indignados, y esto se dio a conocer para intimidar a los demás y hacerlos fallar en su deber… ”
Uno de los mártires más famosos durante este tiempo fue el padre Miguel Pro, un sacerdote jesuita de Zacatecas. El mismo Francmasón Calles ordenó su ejecución. Cuando le objetaron a Calles que esto convertiría al sacerdote en un mártir político , Calles gritó: “¿El padre Pro es un mártir? ¿Debemos dar ejemplo a toda esta escoria? ¡Las formalidades no son lo que quiero, sino una ejecución! Sin oír, nada, ¡lo que quiero es la muerte! Doy la orden; ¡todo lo que tienes que hacer es obedecer! ¡Al diablo con tus discursos ! " 30.000 personas asistieron a su procesión fúnebre. P. Miguel Pro fue beatificado el 25 de septiembre de 1988 por el Papa Juan Pablo II.
José Ramón Miguel Agustín Pro Juárez, también conocido como Beato Miguel Pro (nacido el 13 de enero de 1891 - ejecutado el 23 de noviembre de 1927) fue un sacerdote católico jesuita mexicano ejecutado bajo la presidencia del Francmasón Plutarco Elías Calles por cargos de sedición y probados actos terroristas por el atentado con bomba y asesinato del ex presidente mexicano Álvaro Obregón . La Venganza masónica había sido efectuada .
A mediados de la década de 1920, miembros de alto rango de la conocida organización anticatólica estadounidense y masónica , el Ku Klux Klan, ofreció al presidente Calles $ 10,000 para ayudar a luchar contra la Iglesia Católica, después de que Caballeros de Colón, una fraternidad católica donara $ 1,000 a los cristeros . Pronto, la revista americana masónica The New Age de diciembre de 1926, expresó su posición sobre la matanza de católicos al sur de la frontera:
La Iglesia Católica ha pervertido a los mexicanos durante 400 años. El mérito del Francmasón Calles es haberlos liberado de la ignorancia y la superstición. Por eso puede contar con nuestra comprensión y el apoyo de la Masonería de América del Norte.
Al final de la Guerra Cristera, todo el conflicto se había cobrado como dije 90.000 vidas. En mayo de 1926, Calles recibió una medalla al mérito del líder del Rito Escocés de la Masonería de México en reconocimiento a sus acciones contra la Iglesia Católica.
Alcoseri
0 comentarios

DIEGO IVÁN BETANCUR LONDOÑO

unread,
Sep 6, 2021, 3:45:18 AMSep 6
to secreto-...@googlegroups.com
🙏🙏🙏

--
Has recibido este mensaje porque estás suscrito al Foro "SECRETO MASÓNICO"
 
Para obtener más opciones, visita este grupo en https://groups.google.com/g/secreto-masonico
visite https://www.facebook.com/groups/masoneria666/
Fraternalmente Orlando Galindo, "Alcoseri"
---
Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo "SECRETO MASONICO" de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a secreto-masoni...@googlegroups.com.
Para ver esta conversación en el sitio web, visita https://groups.google.com/d/msgid/secreto-masonico/61746bfa-cbb3-4345-aa16-2e74f81475fcn%40googlegroups.com.
Reply all
Reply to author
Forward
0 new messages