Pablo Milanés: "El cubano no puede vivir más de promesas"

14 views
Skip to first unread message

Noticuba Internacional

unread,
Dec 29, 2008, 10:27:42 AM12/29/08
to Noticuba Internacional (NCI)
Cuba en el Mundo - Entrevistas

"....Es tal la situación que está viviendo el cubano que ya no puede
vivir más de promesas. Las conquistas antiguas están ahí. Hay que ir
hacia nuevas conquistas. Se logran con nuevos pensamientos y una
dinámica nueva que los dirigentes no son capaces de ejercer . Estamos
paralizados en todos los sentidos, hacemos planes para un futuro que
nunca acaba de llegar..."

Por Carlos Fuentes

DP/Noticuba Internacional

Lunes, 29 de diciembre del 2008

Es hora de siesta, pero Pablo Milanés (Bayamo, 1943) responde con brío
desde Vigo. Está de nuevo en España, ahora a la espera de ser papá de
gemelos (y ya tiene seis hijos) y calentando motores para una gira que
arranca el 16 de febrero en Madrid. Responde resuelto, habla sin
tapujos de Cuba, del momento histórico que se avecina. Y considera
agotada la etapa de los hermanos Castro. "Este socialismo dio todo lo
que iba a dar, estamos paralizados y tenemos que hacer reformas".

- ¿Cómo lleva vivir sin La Habana?

Terrible, la verdad. Ya llevo un mes aquí y nunca me había separado
más de veinte días de La Habana. En cuarenta años de oficio no
recuerdo haber estado un mes fuera. Y me siento muy extraño, tengo
mucha nostalgia, voy aquí a la playa de Samil, pero no es lo mismo que
el malecón de La Habana.

- ¿Ha sido la nostalgia una fuente de alimentación para su canción?

Sí, esa nostalgia está perenne en mi obra y se manifiesta a veces de
forma indirecta, pero siempre se manifiesta. Es una característica del
isleño.

- Ya lo cantó: "El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos".

Y amo a esta isla, soy del Caribe esas características no se pueden
obviar ni al hablar, ni al reír, ni al disfrutar; ni siquiera cuando
sufres o eres pasional. Todo tiene que ver con lo isleño.

- Hábleme de su isla, ¿cómo ha dejado Cuba?

Bastante mal. Después de tres ciclones, una crisis que no se acaba de
solucionar y unos dirigentes que no hacen nada por sacar adelante el
país nuevamente en medio de esta parálisis. Si a esto se agrega la
crisis mundial, pues estamos bien arreglados.

- ¿No confía en que Raúl Castro dé un paso hacia delante?

Yo no confío ya en ningún dirigente cubano que tenga más de 75 años
porque todos, en mi criterio, pasaron sus momentos de gloria, que
fueron muchos, pero que ya están listos para ser retirados. Hay que
pasar el testigo a las nuevas generaciones para que hagan otro
socialismo, porque este socialismo ya se estancó. Ya dio todo lo que
podía dar, momentos de gloria, cosas imperecederas que aún perviven en
la memoria y en los hechos cotidianos del cubano, pero tenemos que
hacer reformas en muchísimos frentes de la Revolución, porque nuestros
dirigente ya no son capaces. Sus ideas revolucionarias de antaño se
han vuelto reaccionarias y esa reacción no deja continuar, no deja
avanzar a la nueva generación que viene implantando un nuevo
socialismo, una nueva revolución que hay que hacer en Cuba.

- Y a esos viejos revolucionarios, ¿la historia los absolverá?

Sí, creo que sí. Simplemente deben retirarse, pero no creo que haya
que juzgarlos por nada. Hicieron lo que tenían que hacer en su tiempo.
Simplemente, ahora no están haciendo lo que deben hacer.

- ¿Qué es lo más triste que contempla usted?

Es tal la situación que está viviendo el cubano que ya no puede vivir
más de promesas. Las conquistas antiguas están ahí. Hay que ir hacia
nuevas conquistas. Se logran con nuevos pensamientos y una dinámica
nueva que los dirigentes no son capaces de ejercer . Estamos
paralizados en todos los sentidos, hacemos planes para un futuro que
nunca acaba de llegar.

- Lo que causa resignación y desasosiego en las nuevas generaciones

No solamente el desasosiego. Los jóvenes cubanos se forman de un modo
muy hermoso, pero luego tienen que emigrar para proyectar lo que
estudian. Es muy triste porque ni siquiera un exilio político, sino un
exilio económico por las pocas condiciones que hay en nuestro país.
Que se divida la familia, que se cercene esa relación filial es
absolutamente inadmisible en estos momentos.

- Hace días, Wendy Guerra escribió sobre la caída de estereotipos; ya
es políticamente correcto tener amigos gays, ya no hay represión
brutal como en los primeros años de la Revolución

No es tan brutal, pero tampoco es tan abierta. Hace quince años
deciqué la canción Pecado original a mi director artístico, que es
gay. En esencia esa realidad no ha cambiado todavía. Hay que ir más
allá, pasar de las palabras a los hechos. Todavía hay mucho prejuicio
contra los homosexuales en Cuba.

- También con el turismo sexual, en el que los españoles son campeones

Turismo sexual hay en todas partes del mundo. Cuba destacó por una
imagen inmaculada ante los ojos del mundo y cuando empezó a ser un
país normal, como todos, parecía que se caía el mundo. Prostitución
hay en todas partes, y mucho más corrupta que la que existe en Cuba.
Simplemente, la imagen de Cuba se ensució, entre comillas, ante la
imagen que daban admiradores, entre comillas, de la Revolución.

- ¿Qué influencia tiene esta trayectoria política en la poética
cubana?

Puedo hablar por mí: en Regalo, mí último disco, manifiesto todo mi
pensamiento actual sobre la situación cubana e internacional. No es
que el artista deba expresarse siempre en estos términos, pero si sus
canciones tienen un ápice de realismo y dignidad hay que retratar el
momento en el que vive. Así como expresamos la gloria que vivimos en
un momento, también debemos expresar lo que estamos sufriendo ahora.
Pero hay que tener valor, en primer lugar, y hay que tener dignidad y
entereza para poder afrontar la situación que atraviesa Cuba ahora.
Mucha gente tiene miedo a hablar porque hay un sistema detrás de
censura, de represión callada y oculta que no te permite hablar
libremente y que hay que echar abajo ya, cuestionarlo de un modo
radical. Son cosas que se han venido planteando anteriormente,
inclusive por la dirigencia cubana, pero no se han llevado a cabo.

- ¿Es necesario un dictador para que haya canción de autor?

No, hombre, no. Eso es una barbaridad. Esa pregunta que usted me ha
hecho es una barbaridad. No hacen falta dictadores en ningún lugar
para nada.

- Política aparte, Cuba sigue de moda. Ha vuelto el bolero...

En Cuba tenemos un defecto: olvidamos las expresiones que nos han
antecedido. Y dos de ellas han sido el filin y la canción tradicional.
En 1981 empecé a recuperar el bolero filin y en 1982 inicié la serie
Años, que ya tiene seis discos. En aquel momento, esa música estaba
completamente olvidada. No quiero decir que todo sea gracias a mí
porque sería demasiado pretencioso, pero no hay duda de que fui el
primero en tratar de reconquistar esos valores que se habían perdido y
que estaban olvidados.

- Tuvieron que ir un guitarrista norteamericano y un productor inglés
a grabar Buena Vista Social Club. ¿Cómo le sentó?

Indudablemente muy mal, porque yo estaba haciendo pobremente, de
manera muy artesanal, todo ese trabajo que anteriormente no había sido
reconocido. De hecho, a día de hoy aún no ha sido reconocido.

- Al menos, Buena Vista permitió una vejez cómoda a muchas leyendas

Sí, la vejez que siempre debieron haber tenido.

Fueron completamente olvidados.

- ¿Alberga esperanzas en la presidencia de Barck Obama?

Sí, cómo no. Soy un ciudadano negro y que Estados Unidos haya tenido
una ley de derechos civiles conquistada en los años 60 y que, menos de
40 años después, ya tenga un negro presidente es tanto o más que lo
que hemos logrado nosotros en Cuba, donde los negros aún no tienen ni
poder real ni verdaderas oportunidades. Es una vergüenza que en
Estados Unidos haya un presidente mestizo, y en Cuba ningun negro haya
podido ejercer el poder en estos cincuenta años.

- Medio siglo también tiene el bloqueo, muchas veces utilizado como
mera excusa

El bloqueo tiene dos caras: realmente nos ha afectado durante 50 años,
pero está la otra cara, el auto-bloqueo, que hemos utilizado como una
emergencia para defendernos de nuestros errores en determinados
momentos.

- En una de sus últimas canciones

Quisiera que me preguntaras por algo artístico, parezco un ministro en
lugar de un cantante.

- En Suicidio esboza a un creador que está en el ocaso

No es que esté en el ocaso, más bien está decepcionado por todo lo que
ocurre a su alrededor.

- ¿Es una canción autobiográfica?

Sí, totalmente autobiográfica.

- ¿Y siente Pablo Milanés que le quedan pocas cosas por contar?

No, me quedan muchas por contar. Cuando canto cosas negativas parece
que voy a morir, pero no, estoy vivo todavía.
Reply all
Reply to author
Forward
0 new messages