annual murder toll; Operation Chihuahua useless against the violence

0 views
Skip to first unread message

molly

unread,
Oct 7, 2009, 11:36:23 AM10/7/09
to Frontera LIst
As of yesterday morning the murder toll for the year was 1,846. So add
12, as reported by Diario for yesterday, October 6, for total of
1,858 for the year so far; 71 for the first 6 days of October,
average per day, 11.8.
Yesterday was day 278 of the year ... The number of people murdered
per day on average for the year is 6.8. If that holds the total will
be about 2,482 by end of 2009... m.

The 2nd article below from El Diario reports on interviews with
several critics/experts of public security in Juarez--the general
failure of Operation Chihuahua which to date has not at all diminished
the violence in the city. Crimes are not investigated. (surprise!)
This article gives the total for October as 85, but I can't get that
from the daily reported numbers so far.

http://www.diario.com.mx/nota.php?notaid=0cf429b8b797dd98fca9e96cca2349fd

Asesinan a cinco por la tarde; suman 12 los ejecutados ayer

Staff El Diario | 07-10-2009 | 00:23 | Local

Por segundo día consecutivo y cuarto en lo que va del mes, la ola de
violencia que se registra en la ciudad ha rebasado los 11 asesinatos,
al registrarse ayer una docena de homicidios por diversos sectores.
Durante la mañana de ayer, siete personas fueron asesinadas, y por la
tarde se dieron otras cinco ejecuciones al estilo del crimen
organizado.
El primero de los hechos violentos de ayer por la tarde se dio a las
16:30 horas en la colonia La Perla, donde un hombre fue ejecutado en
el interior de su camioneta por un comando armado.
El incidente se dio en las calles Rancho Candelaria y Rancho Berrendo,
donde el conductor de un vehículo tipo Suburban, color negra, de
reciente modelo y sin placas fue acribillado a tiros.
La víctima, que en el lugar de los hechos no fue identificada, tenía
una edad aproximada entre los 25 y los 30 años.
Versiones de algunos testigos refieren que junto con el hoy occiso
viajaba otro sujeto que salió ileso y que logró darse a la fuga,
mientras que al conductor de la unidad le dieron al menos 10 balazos.
Posteriormente, a las 17:15 horas en el viaducto Díaz Ordaz, a la
altura de la colonia Zacatecas, un hombre sin vida fue encontrado
enredado en una cobija negra con la figura de un tigre.
El cuerpo estaba amarrado con un cordón de luces navideñas al momento
en que fue dejado en el cruce del viaducto con la calle Violetas.
Después, a las 19:10, dos hombres fueron ejecutados y uno más resultó
herido tras una balacera que se dio en una vivienda ubicada en la
calle Francisco Sarabia de la colonia del mismo nombre.
De acuerdo con la versión de vecinos del sector ,un comando armado
llegó al punto y le disparó a los tres hombres que se encontraban en
el sitio.
Uno de ellos quedó en la entrada de la casa, otro en el pasillo de la
vivienda y el último quedó lesionado, por lo que fue llevado a recibir
atención médica a una clínica.
A las 20:30 horas en el exterior del Smart Altamirano ubicado en la
zona Centro otro hombre fue asesinado.
Los testigos de los hechos refieren como causa del incidente un
supuesto intento de robo de la negociación, por lo que al morir quedó
con una pistola a un costado de su cuerpo tendido en el cruce de las
calles Gabino Barreda y Francisco Javier Mina.


http://www.diario.com.mx/nota.php?notaid=deaff0b71e33269d826304e2d1ce60c3
Resulta inútil el Operativo ante la racha de asesinatos

Staff
El Diario | 06-10-2009 | 23:48 | Local

La continuada racha de homicidios cometidos en la ciudad, que durante
los primeros seis días del mes provocó ya 85 víctimas, es un reflejo
de la ineficiencia de la Operación Conjunta Chihuahua (OCCH) y del
Ministerio Público para frenar la violencia, indicaron criminólogos y
abogados de organizaciones sociales.
Los entrevistados indicaron que parece que los agentes y militares que
realizan esta acción sólo están dando fe de lo que ocurre, pero no
existe un seguimiento de Inteligencia para los grupos criminales que
tomaron como suya a la ciudad.
Mientras, los agentes del Ministerio Público no aportan las pruebas
necesarias para llegar a la identificación y arresto de los presuntos
homicidas, dijeron.
Añadieron que a 18 meses de implementado el Operativo Conjunto no se
han dado los resultados deseados, ya que aunque han publicitado la
detención de presuntos secuestradores, sicarios y extorsionadores, los
homicidios no han disminuido.
La apariencia establece que sólo llegan a los lugares donde ocurren
los homicidios, los resguardan, levantan la evidencia y se van, pero
las indagaciones no concluyen con la aprehensión de los supuestos
responsables.
La crítica es que no se necesita saber de seguridad pública para darse
cuenta de que faltó trabajo de Inteligencia en la operación”, opinó el
criminólogo Oscar Máynez Grijalva.
Dijo que cuando la OCCH fue instrumentada disminuyó inicialmente la
violencia porque la gente se sintió más segura.
“Me imagino que los criminales no sabían de qué se trataba, pensaban
que era una estrategia de Inteligencia, pero este paso no se dio y ya
les tomaron la medida a las autoridades. Ya está rebasado el Estado”,
acotó.
Consideró que el trabajo que las Policías y el Ejército mexicano han
llevado a cabo, así como los logros promocionados en los medios de
comunicación, deberían generar confianza en la ciudadanía.
Pero, agregó con base en lo que le ha dicho le gente con quien ha
platicado sobre el tema, la percepción social es que el Estado ya fue
rebasado por los grupos criminales.
Las ejecuciones se dispararon, pero también hay muchas víctimas por
cuestiones de extorsión, ya no hay muertos que son propiamente
producto de la guerra, explicó.
Así, el nulo resultado de las acciones en contra de los asesinos hace
que los criminales se sientan en completo control de la situación
porque existe una probabilidad muy baja de que sean detenidos, por lo
que pueden seguir matando, manifestó.
El especialista en criminología especificó que en este punto los
recursos del Estado deben ser enfocados a combatir los asesinatos, la
extorsión y el secuestro.
El desplazamiento criminal y las acciones fallidas de la autoridad,
afirmó, provocan una severa afectación social y repercusiones
negativas en todos los ámbitos, tanto en el estado emocional como en
la economía.
“Es muy grave lo que está pasando, ya tiene mucho tiempo, ya era hora
de que hubiera resultados”, enfatizó.
Consideró que si las autoridades ofrecen otro replanteamiento de las
acciones será difícil que logren algo, ya que difícilmente obtendrán
resultados comenzando de nuevo desde cero.
“Cuando la sociedad tiene un problema de cualquier tipo recurre a las
instancias de gobierno para que se hagan las investigaciones, que se
establezcan patrones criminales, que determinen cuántos grupos están
trabajando, su modus operandi, detener a uno y tratar de establecer la
red u organigrama al que pertenece y muchas cosas más”, argumentó.
La población, continuó, esperaba que se estuvieran haciendo tareas
como las mencionadas, porque esa información da ventaja al Estado para
realizar intervenciones más quirúrgicas, así como planear operativos
en puntos donde se requiere.
Aunque este tipo de acciones dan resultado en meses, y luego se espera
que se den golpes concretos, la gente estuvo esperando que de repente
se diera una reducción en los asesinatos y avances contundentes para
combatir el delito, pero hasta la fecha no ha ocurrido.
“Creo que no hubo planeación previa, espero equivocarme y que den la
sorpresa, pero como están las cosas... ya se está terminando el año y
no sirve la presencia de los agentes en las calles”, dijo.
Por su parte, el abogado y representante de la organización civil
Patria Nueva, Sergio Conde Varela, consideró que el OCCH se convirtió
en una especie de fedatario y que sólo atestigua lo que está
ocurriendo en las calles de la ciudad.
“Se tiene la creencia de que se están dando las agresiones entre
grupos antisociales, pero cuando el problema trasciende, por ejemplo
cuando a los niños que estaban jugando en el parque les tocaron las
balas perdidas y mueren es una cosa tremenda, un impacto muy grande en
las familias, en los inocentes que pierden la vida”, manifestó.
Esos son los efectos que la sociedad está enfrentando, mientras que la
población está ignorante de las acciones que realiza la OCCH, ya que
se anunció que vendría, pero no las acciones concretas a hacer, dijo.
Añadió que los agentes de los tres niveles de Gobierno actúan de la
misma manera: van a la escena del crimen, colocan cintas, levantan a
los muertos, los mandan al Servicio Médico Forense (Semefo) y toda
operación es en ese sentido, pero no hay nada más allá.
“Eso está haciendo, una especie de fe pública, no trasciende de los
grupos antisociales, sólo entre ellos, pero no los persiguen”,
declaró.
El litigante externó que tiene que estructurarse todo un esquema de
trabajo, un andamiaje legal para que las acciones en contra del
narcotráfico operen, pero no existe y de hecho está operando
constantemente la privación de la vida y el temor para la ciudadanía.
“Esto no se detiene, la racha sigue, la ciudad está ensangrentada, la
sangre corre por las calles de nuestra ciudad, se debe a que hay una
situación de hecho que ya debió ser contemplada desde el punto de
vista constitucional para resolverla, pero nadie sabe qué hacer”,
señaló.
Consideró que a la OCCH le faltó una estructura legal e informativa
para saber a qué debe atenerse la ciudadanía, porque en este momento
la gente no sabe qué es lo que está ocurriendo.
“Sabemos que hay muchas muertes que han rodeado las áreas del delito,
pero nadie sabe qué es lo que sucede dentro de las filas de las
Policías y del Ejército mexicano”, dijo.
Mientras, Héctor González Mocken, el presidente de la Barra y Colegio
de Abogados de Ciudad Juárez, consideró que la presencia de los
militares en la ciudad es reactiva e inhibitoria, por lo que está
fallando la acción del Ministerio Público.
“Inhibe a las personas para que cometan el delito y reaccionan frente
al delincuente, pero no hay una investigación científica y sistemática
que permita descubrir a las autoridades los criminales, no hay una
investigación seriada permanente”, explicó.
Agregó que los agentes del Ministerio público deben auxiliarse de las
Policías para esclarecer los casos, lo que no ocurre.
“El problema lo encontramos en el Ministerio Público, es el que tiene
conocimiento del delito y la obligación constitucional de proveer las
acciones necesarias para ubicar al responsable”, explicó.
Añadió que culpar a las Policías o a los militares por lo que está
pasando es no atender a quien está obligado a indagar, a quien da la
pauta para que inicien las investigaciones.
Compete al fuero común, es decir, a las autoridades del estado,
perseguir a los delincuentes que cometen homicidios, pero también
corresponde a la Federación investigar lo relacionado con los delitos
federales como la violación a la Ley de Armas de Fuego y explosivos,
estipuló.
Sin embargo, la coordinación entre los agentes del Ministerio Público
de los dos ámbitos no existe, cuando tendría que darse una
colaboración muy estrecha, duplicar las carpetas de investigación y
darle un seguimiento conjunto.
“Insistimos en la revisión en la estructura del Ministerio Público,
porque requiere de más personal, de mayor preparación, de dinero, de
formación”, declaró.
Hacerlo, continuó, es responsabilidad de los encargados de la política
criminal en el estado, que en este caso son el gobernador, José Reyes
Baeza Terrazas, y la procuradora, Patricia González Rodríguez, quienes
son los funcionarios de más alto rango en la toma de las decisiones
más importantes.
“Mientras no haya investigación seria se está fomentando la impunidad,
y eso es muy grave porque la sociedad no tiene la percepción de que
realmente se están investigando todos los homicidios”, acotó.
Consideró que los agentes sólo están levantando evidencias, embalando
los objetos relacionados con los hechos, registran estadísticamente el
caso, se integra la carpeta de investigación y ahí queda todo.
Reply all
Reply to author
Forward
0 new messages