Padre Melvin - 3 de abril de 2015

57 views
Skip to first unread message

Marta Young

unread,
Apr 4, 2015, 7:40:52 AM4/4/15
to el-cielo-...@googlegroups.com

The Rev. Fr. Melvin Doucette, African Missionary/ 1704 Palmer Road, RR 2

Tignish, PE (Prince Edward Island) COB 2BO / CANADÁ

Tel: 902-882-2004 / E-mail: melvin.doucette@bellaliant.net.

 

PADRE MELVIN DOUCETTE

 

Viernes 3 de abril de 2015                                                                          

 

“Crucifixión y Muerte de Jesús.”

 

(Lectura del Evangelio de San Lucas 23: 33-49)

 

“Cuando llegaron al lugar llamado ‘La Calavera’ le crucificaron allí, y también a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda.  Jesús decía: -‘Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.’  Dividiendo sus vestidos, echaron suertes sobre ellos.  El pueblo estaba allí;  se burlaban de Él los jefes, diciendo: -‘A otros salvó;  sálvese a sí mismo si Él es el Mesías, el Elegido de Dios.’  Se burlaban de Él también los soldados, que se acercaban ofreciéndole vinagre y diciendo: -‘Si eres el rey de los judíos, sálvate a ti mismo.’  Había también sobre Él una inscripción escrita en letras griegas, latinas y hebreas: ‘Éste es el Rey de los Judíos’.

Uno de los malhechores crucificados le insultaba, diciendo: -‘¿No eres tú el Mesías?  Sálvate a ti y a nosotros.’  Mas el otro, tomando la palabra, le reprendió, diciendo: -‘¿Ni tú que estás sufriendo el mismo suplicio temes a Dios?  Nosotros pagamos justamente, porque hemos hecho cosas que lo merecen;  pero éste no ha hecho nada malo.’  Y decía: -‘Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino.’  Le dijo Jesús: -‘En verdad te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.’

Era ya como la hora sexta, y las tinieblas cubrieron toda la tierra hasta la hora de nona, eclipsándose el Sol;  y se rasgó por en medio el velo del templo.  Jesús, dando una gran voz, dijo: -‘Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.’  Y, dicho esto, expiró.

Viendo el centurión lo que había pasado, glorificó a Dios, diciendo: -‘Realmente este hombre era un justo.’  Y todos los allí reunidos para ver aquel espectáculo, al ver lo que pasaba, se volvían golpeándose el pecho.  Todos sus conocidos y las mujeres que le habían acompañado desde Galilea estaban allí, a bastante distancia, viendo estas cosas.”

 

Queridos amigos:

         Viernes Santo es el día en que vivo la Pasión del Señor.  Esto comenzó durante mi retiro de treinta días en Jerusalén.  En ese retiro viví la Pasión del Señor durante dos semanas, desde el Huerto de Getsemaní hasta Su muerte en la cruz.  Fue una experiencia única y sé que no muchos la han tenido.  Desde entonces vivo la Pasión del Señor durante algunas horas el Viernes Santo.  Esto me hace volver a vivir lo que Él vivió durante Su gran sufrimiento.  Escribí un libro llamado: ‘Mi Retiro de Treinta Días en Jerusalén’, donde describo día a día lo que experimenté durante ese retiro de silencio.  No teníamos un predicador sino que íbamos a ver a nuestro director espiritual individualmente una vez al día.  Allí le entregaba por escrito lo que me había sucedido durante las últimas veinticuatro horas, él lo leía, hacía sus comentarios y luego me decía lo que debía hacer las siguientes veinticuatro horas.

 

(A continuación encontraréis el mensaje de Nuestro Señor y Salvador, entregado al Padre Melvin.  Jesús le habló con estas palabras:)

“Mi hermano Melvin y todos Mis hermanos, pasad tiempo en contemplación este Viernes Santo en que morí en la cruz.  Ofrecí Mi vida hasta la muerte en la cruz al Padre por la salvación de todos los pueblos del mundo.  Todos sois pecadores: si fuerais dejados solos no podríais entrar al cielo.  Por Mi sacrificio expié vuestros pecados, os abrí el cielo y el Padre os perdonó las ofensas.  Soy la única persona que podía realizar esto porque soy tanto divino como humano.  Soy el Hijo de Dios, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, y al mismo tiempo humano, nacido de la Santísima Virgen María.  Con estas dos naturalezas, Mi Padre celestial podía aceptar el sacrificio como perfecto, pudisteis ser totalmente renovados con una naturaleza humana renovada, sin pecados.  A través de Mi sacrificio os convertisteis en los amados hijos de Dios Padre y Mis muy especiales hermanos.  Antes de Mi muerte en la cruz os entregue a Mi Madre en la figura de San Juan y Ella ahora es vuestra Madre.  Sois todos Sus hijos amados.  Ella reza por vosotros constantemente.  Deseo que La améis con todo vuestro corazón.  Os exhorto a todos a creer en Mí como vuestro Salvador y Señor y a rezar por los que no creen.  Os entrego Mi mano a todos: espero que la toméis.  Os amo a todos.”

 

Padre Melvin

 

Pequeño Santuario de Nuestra Señora de la Isla del Príncipe Eduardo

Sitio Web: www.ourladyofpei.com

- El sitio puede aceptar donaciones online a través de tarjetas de crédito, pedidos de libros, etc. – También recibe información.

El Pequeño Santuario está abierto en general durante el día, pero recomendamos llamar con anterioridad.

Para suscribirse a los grupos del padre Melvin Doucette:

(English) http://groups.google.com/group/father-melvin-doucettes-letters

(French) https://groups.google.com/group/Le-Ciel-nous-parle?hl=fr

(Español) http://groups.google.com/group/el-cielo-nos-habla

 

Reply all
Reply to author
Forward
0 new messages