Padre Melvin - 6 de abril de 2015

61 views
Skip to first unread message

Marta Young

unread,
Apr 7, 2015, 12:33:33 PM4/7/15
to el-cielo-...@googlegroups.com

The Rev. Fr. Melvin Doucette, African Missionary/ 1704 Palmer Road, RR 2

Tignish, PE (Prince Edward Island) COB 2BO / CANADÁ

Tel: 902-882-2004 / E-mail: melvin.doucette@bellaliant.net.

 

PADRE MELVIN DOUCETTE

 

Lunes 6 de abril de 2015                                                                             

 

“Aparición a los Siete Discípulos.”

 

(Lectura del Evangelio de San Juan 21: 1-14)

 

“Después de esto, Jesús se apareció otra vez a los discípulos a orillas del mar de Tiberíades;  y se apareció así: Estaban juntos Simón Pedro y Tomás, el llamado Dídimo, y Natanael, el de Caná de Galilea, y los hijos del Zebedeo, y otros dos de sus discípulos.  Simón Pedro les dijo: -‘Voy a pescar.’  Le dijeron ellos: -‘Vamos también nosotros contigo.’  Salieron y entraron en la barca, y en toda la noche no pescaron nada.  Al rayar el alba, se presentó Jesús en la ribera;  pero los discípulos no sabían que era Él.  Les dijo, pues, Jesús: -‘Muchachos, ¿tenéis pescado?’.  Le respondieron: -‘No.’  Él les dijo: -‘Echad la red a la derecha de la barca y hallaréis.’  La echaron, pues, y ya no podían arrastrarla por la gran cantidad de pescado.  Dijo entonces a Pedro aquel discípulo a quien amaba Jesús: -‘Es el Señor.’  Simón Pedro, al oír que era el Señor, se ciñó la ropa exterior (pues se había desnudado) y se arrojó al mar.  Los otros discípulos vinieron en la barca pues no estaban lejos de la tierra, sino como unos doscientos codos, arrastrando la red con los peces.

Cuando bajaron a tierra, vieron unas brasas encendidas, un pescado sobre ellas y pan.  Jesús les dijo: -‘Traed pescado del que acabáis de pescar.’  Subió Simón Pedro y arrastró hasta la playa la red llena de grandes peces, que eran ciento cincuenta y tres.  Y con ser tantos, no se rompió la red.  Les dijo Jesús: -‘Venid, almorzad.’  Ninguno de los discípulos osaba preguntarle: ‘¿Tú quién eres?’, sabiendo que era el Señor.  Se acercó Jesús, tomó el pan y se los repartió, y asimismo el pescado.  Ésta fue ya la tercera vez que se manifestó Jesús a los discípulos después de resucitado de entre los muertos.”

 

Queridos amigos:

Tuvimos otra gran tormenta de nieve con mucho viento.  Los caminos y entradas de autos se llenaron de nieve y ya nadie pudo salir.  Celebré la vigilia de Pascua en mi capilla el sábado por la noche y la Misa de Pascua el domingo en la mañana.  El domingo por la tarde estuvo soleado y comenzó a derretirse la nieve nuevamente.  Espero que desaparezca todo pronto.

 

(A continuación encontraréis el mensaje de Nuestro Señor y Salvador, entregado al Padre Melvin.  Jesús le habló con estas palabras:)

“Alegraos, Mi hermano Melvin y todos Mis hermanos que habéis celebrado Mi Resurrección de entre los muertos.  Después de resucitar, Me aparecí varias veces a los Apóstoles.  Un día, siete Apóstoles habían estado pescando toda la noche en el lago Tiberíades y no habían atrapado nada.  Por la mañana temprano, les pregunté desde la orilla si habían conseguido algo y dijeron que no.  Les dije que arrojaran la red sobre el lado derecho del bote y enseguida tuvieron la red llena de peces.  Atraparon ciento cincuenta y tres.

Cuando vinieron a la orilla, les pedí que trajeran algo del pescado.  Pedro lo hizo y cociné para ellos.  Cuando los llamé, comieron el pescado y el pan.  Fue así que en Mi tercera aparición a los Apóstoles, realicé otro milagro.  El milagro es que pudieron pescar.  Habían tratado de hacerlo toda la noche pero sin éxito.  Cuando les dije que echaran la red por el lado derecho, atraparon todos esos peces.

El que Me reconoció primero fue San Juan, Mi discípulo amado.  Cuando le dijo a Pedro que era Yo quien estaba en la orilla, Pedro saltó al agua y vino a Mí.  Realmente Mi aparición a todos ellos fue una gran alegría.

Amados amigos, esto es sólo para demostraros que estoy siempre dispuesto a ayudar a Mis amigos.  En este caso preparé una comida para los Apóstoles.  Aún hoy curo a mucha gente y estoy siempre dispuesto a daros todas las gracias y la fortaleza que necesitáis si acudís a Mí.  Soy vuestro Salvador que os ama y se preocupa por vosotros.  Permaneced siempre cerca de Mí.”

 

Padre Melvin

 

Pequeño Santuario de Nuestra Señora de la Isla del Príncipe Eduardo

Sitio Web: www.ourladyofpei.com

- El sitio puede aceptar donaciones online a través de tarjetas de crédito, pedidos de libros, etc. – También recibe información.

El Pequeño Santuario está abierto en general durante el día, pero recomendamos llamar con anterioridad.

Para suscribirse a los grupos del padre Melvin Doucette:

(English) http://groups.google.com/group/father-melvin-doucettes-letters

(French) https://groups.google.com/group/Le-Ciel-nous-parle?hl=fr

(Español) http://groups.google.com/group/el-cielo-nos-habla

 

Reply all
Reply to author
Forward
0 new messages