Padre Melvin - 7 de abril de 2015

52 views
Skip to first unread message

Marta Young

unread,
Apr 12, 2015, 12:47:40 PM4/12/15
to el-cielo-...@googlegroups.com

The Rev. Fr. Melvin Doucette, African Missionary/ 1704 Palmer Road, RR 2

Tignish, PE (Prince Edward Island) COB 2BO / CANADÁ

Tel: 902-882-2004 / E-mail: melvin.doucette@bellaliant.net.

 

PADRE MELVIN DOUCETTE

 

Martes 7 de abril de 2015                                                                            

 

“Aparición en el Camino a Emaús.”

 

(Lectura del Evangelio de San Lucas 24: 13-35)

 

“Aquel mismo día, dos de ellos iban de camino a una aldea llamada Emaús, que dista de Jerusalén sesenta estadios, y hablaban entre sí de todos estos acontecimientos.  Mientras ellos conversaban y discutían, el mismo Jesús se les acercó y caminaba con ellos;  pero sus ojos estaban imposibilitados para reconocerle.  Y les dijo: -‘¿Qué asuntos son esos que discutís entre vosotros mientras vais caminando?’.  Ellos se detuvieron entristecidos.  Y tomando la palabra uno de ellos, llamado Cleofás, le dijo: -‘¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no te enteraste de las cosas que estos días ocurrieron en la ciudad?’.  Él les dijo: -‘¿Cuáles?’.  Ellos le dijeron: -‘Lo de Jesús de Nazaret, que fue un profeta poderoso en obras y palabras ante Dios y ante todo el pueblo;  cómo le entregaron los príncipes de los sacerdotes y nuestros magistrados para que fuese condenado a muerte, y le crucificaron.  Nosotros esperábamos que fuera Él quien rescatara a Israel.  Pero, con todo esto, éste es ya el tercer día desde que esto ha sucedido.  Verdad es que algunas mujeres de las que están con nosotros nos asustaron;  porque estuvieron muy de mañana en el sepulcro, no encontraron su cuerpo, y volvieron diciendo que habían visto una aparición de ángeles que les dijeron que Él vive.  Algunos de los nuestros fueron al sepulcro y hallaron las cosas como las mujeres habían dicho, pero a Él no le vieron.’

Él entonces les dijo: -‘¡Oh, insensatos y lerdos de corazón para creer en todo lo que dijeron los profetas!  ¿Por ventura no era necesario que el Mesías padeciese estas cosas y así entrase en su gloria?’.  Y comenzando por Moisés y siguiendo por todos los profetas, les iba interpretando lo que a Él se refería en todas las Escrituras.  Y llegando cerca de la aldea adonde se dirigían, Él hizo ademán de seguir adelante.  Pero ellos le obligaron a detenerse diciéndole: -‘Quédate con nosotros, pues atardece y el día ya declina.’

Y entró para quedarse con ellos.  Puesto con ellos a la mesa, tomando el pan, lo bendijo;  y después de partirlo se los dio.  Se les abrieron los ojos y le reconocieron;  pero Él desapareció de su presencia.  Se dijeron entonces el uno al otro: -‘¿No estaba ardiendo nuestro corazón dentro de nosotros cuando nos hablaba en el camino y nos abría el sentido de las Escrituras?’.  En el mismo instante se levantaron y volvieron a Jerusalén y hallaron reunidos a los once y a sus compañeros, que les dijeron: -‘El Señor ha resucitado realmente y se ha aparecido a Simón.’  Y ellos, a su vez, contaron lo que les había pasado en el camino y cómo le reconocieron en la fracción del pan.”

 

Queridos amigos:

El domingo de Pascua salí afuera a la noche y vi la gran luna.  Sin embargo, lo que me sorprendió fue la inmensa cruz que vi con la luna en el centro.  La cruz cubría casi la mitad del cielo.  Se quedó allí durante horas.  Cada vez que salía a la ventana podía ver la cruz.  Estaba en la parte de atrás de la capilla, hacia el este.  Alrededor de la medianoche la cruz desapareció.  Le pregunté a Jesús el significado de todo eso.  Me dijo que el lugar donde está la capilla es un lugar santo y que Él es el Jesús vivo que vive allí.  Me dijo que grandes cosas habrán de suceder allí.

 

(A continuación encontraréis el mensaje de Nuestro Señor y Salvador, entregado al Padre Melvin.  Jesús le habló con estas palabras:)

“Alegraos, Mi hermano Melvin y todos Mis hermanos, ante el gran evento de Mi Resurrección.  En la lectura anterior tenéis la gran historia de Mi aparición a dos hombres que iban camino a Emaús, que está a unas siete millas de Jerusalén.  Me uní a ellos en el camino pero no Me reconocieron.  Ambos estaban hablando de Mi pasión y muerte en la cruz y sobre las dos mujeres que fueron al sepulcro aquella mañana y no encontraron Mi cuerpo.  Estos dos hombres Me dijeron estas palabras: -‘Nosotros esperábamos que fuera Él quien rescatara a Israel.’  Tenían la esperanza, lo que significa que ahora no creían en Mí como el Mesías, el Salvador.  Les hablé sobre lo que los profetas habían dicho sobre Mí y está escrito en la Biblia.  Luego, cuando llegamos a Emaús, Me invitaron a quedarme con ellos.  A la mesa, tomé el pan, lo cambié en la Eucaristía y se los di a comer.  Entonces Me reconocieron y desaparecí.  Ahora tenían mucha fe en Mí y regresaron a Jerusalén para contarles a los Apóstoles lo que les había sucedido.

Amados amigos, creed en Mi Resurrección, pues realmente salí de la tumba vivo y no volveré a morir.  Hice la tarea encomendada por Mi Padre.  Por lo tanto, amigos, seguidme y un día os traeré conmigo a casa, al cielo.  Rezad para que pronto comience una gran era.  Os amo a todos.”

 

Padre Melvin

 

Pequeño Santuario de Nuestra Señora de la Isla del Príncipe Eduardo

Sitio Web: www.ourladyofpei.com

- El sitio puede aceptar donaciones online a través de tarjetas de crédito, pedidos de libros, etc. – También recibe información.

El Pequeño Santuario está abierto en general durante el día, pero recomendamos llamar con anterioridad.

Para suscribirse a los grupos del padre Melvin Doucette:

(English) http://groups.google.com/group/father-melvin-doucettes-letters

(French) https://groups.google.com/group/Le-Ciel-nous-parle?hl=fr

(Español) http://groups.google.com/group/el-cielo-nos-habla

 

Reply all
Reply to author
Forward
0 new messages