¿2012, el final de los tiempos, apocalipsis o cambio de era? Una perspectiva desde Un Curso de Milagros

204 views
Skip to first unread message

Renata

unread,
Apr 19, 2009, 9:31:45 PM4/19/09
to Un Curso de Milagros, ren...@cursodemilagros.com.mx
Escriba: Renata González
Fecha: Marzo 2009



La idea de que el mundo terminará de forma devastadora es contemplado
por centenares de culturas y religiones: Musulmanes, Mayas, Vedas,
Catolicismo, Cristianismo Fundamentalista, incluso algunos asiduos a
la Nueva Era. Actualmente, desde científicos hasta seguidores de
distintas religiones están de acuerdo que los tiempos están cambiando.
Hay mediciones de la Nasa que indican una aceleración en las
vibraciones emitidas por la Tierra y una considerable disminución en
el campo magnético a partir de 1999. Las versiones proféticas védicas,
católicas, musulmanas y Mayas, entre otras muchas, anuncian que el
mundo como lo conocemos se terminará en 2012. Los Mayas en específico
anuncian los últimos 25 años, como el “Tiempo del no tiempo”, en donde
se habla de pronunciados cambios climáticos y desastres naturales en
preparación al final de los tiempos.

Aún cuando los escenarios acerca del fin del mundo son muy variados y
difieren en los detalles, hay un patrón general que es
sorprendentemente similar: el mundo debe cambiar, debe ser limpiado;
pues la forma en que se ha conducido la raza humana le ha atraído
desdicha, desequilibrio y desasosiego. Esta limpieza es de naturaleza
superior y se dará a través de procesos naturales. También coinciden
en que después del final sobrevivirán aquellos que han hecho un
trabajo de preparación espiritual que varía muchísimo en los detalles,
pero el tiempo posterior a este momento es uno de absoluta dicha. De
todas estas culturas puede llamarte en especial la atención la Maya,
la cual habla de un cambio de era, hacia el Amor, la Unidad y
encuentra la esperanza de nuestra civilización en el descubrimiento
del Ser Uno. Conceptos éstos últimos, todos incluidos en Un Curso de
Milagros. ¿Te parece conocido?

En Un Curso de Milagros, en El Manual para el Maestro se discute ¿CÓMO
ACABARÁ EL MUNDO? (M-14) ahí se refiere a todos estos elementos, pero
con un giro importante pues quita de vista el dramatismo y la
incidencia en poner atención en temas de culpa hacia la sociedad que
tenemos y las decisiones que hemos tomado en relación a nuestro medio
ambiente o la corrupción. Para Un Curso de Milagros NO HAY CULPA:
“¿Puede realmente tener fin lo que no tiene principio? El mundo
acabará en una ilusión, tal como comenzó. Su final, no obstante, será
una ilusión de misericordia.” (UCDM: M-14.1:1-3). De hecho, es de
especial importancia para Un Curso de Milagros, no incidir en la culpa
pues reconoce a esta como la generadora del mundo como lo conocemos:
“Así acabará el mundo al que la culpabilidad dió lugar…” (UCDM:
M-14.1:5). Incluso desmiente la idea de un fin catastrófico cuando
dice: “No será destruido, ni atacado y ni siquiera sufrirá el más
mínimo rasguño. Simplemente dejará de parecer que existe.” (UCDM:
M-14.2:11-12).

Por supuesto que Un Curso de Milagros reconoce también la necesidad de
un fin del mundo, cuando dice: “El mundo acabará con alegría porque es
un lugar triste” (UCDM: M-14.5:1) y . “El mundo acabará en paz porque
es un campo de batalla.” (UCDM: M-14.5:3) Pero aún estas visiones de
“tristeza” o de “un campo de batalla” se reconocen como ilusiones o
parte del sueño, proyectado desde nuestras mentes confundidas y
erradas acerca de lo que es el propósito de las cosas. Y justamente
advierte al respecto: “El origen de las ilusiones es la creencia de
que tienen un propósito; de que satisfacen alguna necesidad o de que
conceden algún deseo.” (UCDM: M-14.1:6). Es por esto que Un Curso de
Milagros nos insiste en preguntarnos siempre, ante toda situación
ilusoria: "¿Para qué es?" (UCDM: T-24.VII.6:1); pues al carecer de
propósito desaparece la ilusión y yace la verdad.

El fin del mundo se percibe en Un Curso de Milagros, no como un cambio
repentino y devastador o una línea final determinante y de condena;
sino como un proceso gradual de limpieza de las ilusiones a través del
perdón. Coincide sin embargo en que es con la intervención de una
naturaleza superior, Dios, a través del Espíritu Santo, quien nos
acompaña en este proceso de des-hacimiento de aquellos pensamientos
errados que dieron lugar al mundo: “El mundo desaparecerá cuando ya no
quede ni un solo pensamiento de pecado.” (UCDM: M-14.2:10)

Entonces, ¿cuál es esa preparación espiritual?: la bienvenida que
damos a la bendición, al reconocimiento de nuestro Ser pleno, nuestra
negativa a ver culpa en nosotros u otros. La admisión como estilo de
vida, del perdón, aquel que pasa por alto todo error en un hermano e
insiste en ver al Ser divino que Dios creó en él. Entre más hermanos
se unan a la práctica del perdón, nuestra herramienta divina en el des-
hacimiento del miedo y lo oscuro, sin exclusión alguna, la promesa del
cambio del mundo como lo conocemos hacia la gloriosa era de Amor, la
cordialidad, la Paz, la armonía, la abundancia y la igualdad se
llevará acabo. “Ciertamente parece que esto se encuentra muy, pero que
muy lejos en el futuro.” (UCDM: M-14.3:1), “Pero el tiempo se detiene
y sirve al objetivo...” (UCDM: M-14.3:3). Al respecto nos anima Un
Curso de Milagros a tomar la decisión de movernos en esta dirección
ahora mismo, y aprender de esta práctica llevándola a cabo confiados
que el Espíritu Santo nos podrá mostrar el resto del camino. Nos
alienta mencionando que con uno solo que se decida hoy mismo a aceptar
el perdón completamente, hacia todo y todos, sería suficiente. Por lo
que podemos iniciar ya, perdonando lo que tenemos más presente en este
momento e ir avanzando, sin olvidarnos de dirigir ese perdón hacia
nosotros mismos pues somos tan dignos de él, como nuestros hermanos.

Esto sin duda es el Cielo en la Tierra y esa es nuestra función.

Santo Hijo de Dios que tú eres. Comienza hoy mismo tu función y
permite este cambio en el mundo pues Dios puso en ti las herramientas
suficientes para la Salvación. Sé un Salvador del mundo que vemos,
hacia un mundo de esperanza y de Amor.

“No seas arrogante ni digas que no puedes aprender Su programa de
estudios. Su Palabra afirma lo contrario. Su Voluntad se hará. No
puede ser de otra manera. Y da gracias de que así sea.” (UCDM:
M-14.5:11)
Reply all
Reply to author
Forward
0 new messages