Escuchando la voz que habla por Dios

229 views
Skip to first unread message

Renata

unread,
Apr 19, 2009, 9:42:23 PM4/19/09
to Un Curso de Milagros
Escriba: Renata González
Fecha: Febrero 2008

"Que more en ti la mente que estaba en Cristo Jesús"

Fuente: Biblia

A la voz que habla por Dios, le llamamos de muchas maneras: Espíritu
Santo, Maestro Interno, Jesús o Sabiduría Universal. El nombre que
reciba es intrascendente, son tan sólo palabras, símbolos de símbolos.
Esta voz es tu guía real en la travesía de este mundo y el retorno al
ser excelso de profundo amor incondicional y verdadero, que eres tú y
que Dios creó.

Esta voz se encuentra dentro de cada uno de nosotros.

"7 El Espíritu Santo se encuentra en ti en un sentido muy literal."

Fuente: UCDM T-5.II.3:7

Muchos de nosotros, pensamos que este contacto está más allá de
nuestras capacidades actuales. En este artículo trataremos de
clarificar esta experiencia de tal suerte que puedas reconocer a la
voz en ti y encuentres que su presencia es permanente y tienes acceso
a ésta en todo momento.

La Voz que habla por Dios es un pensamiento, idea, emoción,
inspiración, entendimiento, intuición o sentimiento que expresa su más
elevada articulación como una muestra de amor constante. Sucede
siempre, en todo momento, pero es más sencillo estar consciente de él
cuando decides apelar al ser adulto y amoroso en ti, es en sí el más
elevado "tú" que existe. En realidad, Jesús nos enseña en "Un Curso de
Milagros" que cuando acudes a Él, cuando te unes en armonía con la
fuente, somos sólo Uno, siguiendo una sóla voluntad, la de Dios que es
la tuya propia. En tu estado natural, te encuentras en permanente
comunicación con la Fuente, pero en este sueño, escuchas dos voces:

"Dios puso en la mente la llamada al júbilo. 3Esta llamada es tan
poderosa que el ego siempre se desvanece ante su sonido. 4Por eso es
por lo que tienes que elegir escuchar una de las dos voces que hay
dentro de ti. 5Una la inventaste tú, y no forma parte de Dios. 6La
otra te la dio Dios, Quien sólo te pide que la escuches."

Fuente: UCDM T-5.II.3:3

Muchas personas piensan que la única manera de escucharla, es de una
forma audible, separada, con otra voz que la suya propia. Esto ha
surgido por historias del pasado sobre personas escuchando la voz de
Dios, como Moisés en la Biblia. Esta creencia ha dado lugar a que en
ocasiones creamos que no escuchamos la voz de Dios y al creerlo
estamos eligiendo que así sea:

"Si no puedes oír la Voz de Dios, es porque estás eligiendo no
escucharla. 2Pero que sí escuchas a la voz de tu ego lo demuestran tus
actitudes, tus sentimientos y tu comportamiento."

Fuente: UCDM T-4.IV.1:1

Sin embargo, la voz se manifiesta de muchas otras maneras y utiliza
todos los símbolos que conoces para entregarte el mensaje; por
ejemplo: puede ser que veas un anuncio espectacular en la calle que
contiene una frase que es justo la orientación que necesitas en este
momento, una línea en un libro, un comentario de tu hermano (recuerda
que el Espíritu Santo se encuentra tanto en ti, cómo en él), una
leyenda en el parachoque de un trailer, una canción; pero mayormente
será todo lo que sucede fácilmente, sin oponer resistencia. Hay un
sinnúmero de formas en los que la Voz puede acceder a ti y si no estás
percibiendo sus múltiples mensajes, es porque no estás prestando
atención e insistes en que tú no puedes escucharla.

En vez de desafiar esta verdad, que sin lugar a dudas lograrías
validar si es lo que deseas para tu experiencia; elige percibir
claramente la voz de Dios en la forma que esta se manifieste. Querer
escucharla de una sola forma, tan sólo vendrá acompañado de
frustración, sería el equivalente a enjuiciar esta forma como
adecuada. La voz que habla por Dios se tiene que manifestar como sea
más conveniente en todo momento.

Reconocer que puedes escuchar, validando que esto es verdad y dando
gracias por las formas en las que Dios te hace llegar sus mensajes
entrenará a tu mente para reconocer sus mensajes cada vez con mayor
exactitud, abrirá tu mente a ser cada vez más receptiva, alerta a
encontrarlos y estar dispuesta a ser guiada.

Un ejercicio recomendable es pasar los próximos días observando como
es que Sí recibes estos mensajes. Date la oportunidad de reconocer la
claridad, la profundidad y la guía que recibes en tu vida. Será
también de excelente ayuda para detener otros pensamientos que no
apoyan tu estadía en este plano, ni tu crecimiento espiritual.
Reply all
Reply to author
Forward
0 new messages