ante los conflictos y la pérdida de la paz

248 views
Skip to first unread message

Renata

unread,
Apr 19, 2009, 9:33:16 PM4/19/09
to Un Curso de Milagros
Escriba: Renata González
Fecha: Noviembre 2008

Cuando te hayas ante un conflicto o la pérdida de tu paz, debes
recordar que sólo hay una cosa que no has dado. Todos los conflictos,
son una falta de perdón.

Nuestra mente es como un gran proyector de nuestras creencias (ideas
que yo creo que son verdad, sin cuestionarlas siquiera) que se van
cristalizando y materializando en lo que yo creo es mi “realidad”. Si
no te gusta lo que está sucediendo con cualquier persona en tu
entorno, sería mejor que mirases dentro de ti qué creencia estás
alojando que convoca a esta persona a comportarse de esa manera; sin
culpa (la culpa bloquearía el milagro, no sirve para nada y debilita
la fuerza de mi Ser pleno), sólo asumiendo con alegría la
responsabilidad y actuando en consecuencia. La alegría es porque…¿qué
puede ser más dichoso que saber que tienes el poder para cambiar de
opinión y entonces proyectar un mundo dichoso? Si estoy alegre de ver
un evento que no me guste no es que me volví loco(a); sino que ahora
tengo la oportunidad de cambiarlo con herramientas divinas que antes
no tenía idea. Mira, si alguien me grita, por ejemplo, seguramente es
que tengo alojada dentro de mí la creencia de que hay personas en el
mundo que pueden gritan y que pueden gritarme a mí. Esto encausa mi
energía personal y llama al testigo de mi creencia. Si tu ubicas este
pensamiento que tiene normalmente su causa en la escasez ó
victimización ó considerarme vulnerable, inadecuado, en competencia
feroz, ser limitado, estar en peligro, que no merezco la abundancia,
que no merezco ser amado, etc., etc.; y su efecto en que me siento mal
acerca de lo que hace la persona que me grita. Puedes entregar este
pensamiento desde su causa (no su efecto) a tu maestro interno
(Espíritu Santo) para que te lo intercambie por la luz.

¿Cómo deshago lo que he proyectado?
Primero debes ubicar la causa. Si no realizas esta introspección con
toda honestidad, estarás dando vueltas sobre este proceso hasta que lo
hagas. Al miedo hay que verlo de frente y después juzgarlo como lo
haría el Espíritu Santo: que no es nada, que no me sirve y que por
tanto ya lo entrego.

Entonces dí: “Amado Espíritu Santo, ayúdame a ver a mi bendita hermano
(a) _____(menciona su nombre)________, como el Ser maravilloso de luz
que en realidad es. Te entrego todo pensamiento equivocado que tengo
en relación a él(ella) para que tú lo intercambies por tu luz y sanes
mis percepciones. Que así sea, así es, gracias, infinitas gracias.”

Entonces te diriges a tu hermano(a) mentalmente y le dices:
1. Gracias (la herramienta divina de gratitud permite interrumpir la
convocatoria errada, además de que realmente y de corazón le agradeces
porque el papel que está desempeñando te permite reconocer que hay un
pensamiento errado dentro de ti y gracias a él(ella), ahora puedes
deshacerte para siempre de sus efectos al entregárselo al Espíritu
Santo. Si no lo haces, esta situación se vuelve a presentar después
para darte nuevamente la oportunidad de cambiarlo; con el mismo u otro
hermano. Pero recuerda, siempre, siempre, siempre puedes cambiar de
opinión y utilizar la divina herramienta),
2. Lo siento (la herramienta del perdón, utilizada de esta forma,
afirma que tú estás dipuesto(a) a ser responsable por tus pensamientos
y a reclamar tu derecho divino del poder de tu pensamiento; así mismo,
libera toda convocatoria previa y cambia de dirección hacia la verdad
de tu ser, que es el merecimiento de estar en armonía con todo),
3. Te amo (el amor que todo lo abarca, al reconocerse, elimina todos
los bloqueos hacia la experiencia armónica con mi hermano(a))

Esta poderosísisma herramienta: “Gracias, Lo siento, te amo” es capaz
de sanar todo conflicto, malestar, todo, todo, todo. ¿Qué tan efectiva
es?... Eso depende…¿qué tan honesto es tu creencia firme en que tú
proyectas el mundo que ves y por tanto puedes cambiarlo, qué tanta
responsabilidad estás dispuesta a asumir?, porque la honestidad con la
que aplicas la herramienta y estar dispuesto(a) a asumir el 100% de
responsabilidad, tuya y de tu hermano(a), toda la abarcas tú sólo(a);
será la medida en que sea efectiva la herramienta; por eso Un Curso de
Milagros dice: “Él que esté más cuerdo de los dos en el momento en que
se perciba la amenaza, debe recordar cuán profundo es su endeudamiento
con el otro y cuánta gratitud le debe, y alegrarse de poder pagar esa
deuda brindando felicidad a ambos." (UCDM: T-18.V.7) Debes recordar
que este es un camino de Amor, entregarlo debe ser incondicional y
genuino. El universo no actuará en esta dirección sin tú absoluta
honestidad. Y la máxima bendición es que la sanación, no sólo la
recibes tú; sino también tu hermano(a). Esto te convierte en un
Obrador de Milagros.

¿Cuántas veces aplico esto?
Con una sola con toda honestidad, sería suficiente; pero repítela
mientras lo creas necesario,

Hasta 70 X 7 = 490 veces.

Es una metáfora mayormente, quiere decir que tengas mucha, mucha
paciencia y que lo repitas en tanto lo sientas necesario; aunque con
una sola vez con toda la honestidad sería suficiente. De donde
proviene es de la Biblia: “1 Entonces se le acercó Pedro y le dijo:
Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano” …” ¿Hasta siete?” “22
Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces
siete.” La palabra clave es “hasta”, que quiere decir que será el
máximo de veces; pero que la ilusión que es opuesta al Amor (armonía
perfecta) se desvanecerá en la nada de la que provino, de eso no cabe
la menor duda. “Ahora debes aprender que sólo la paciencia infinita
produce resultados inmediatos.” (UCDM: T-5.6.12:1). La paciencia es
una actitud, exenta de urgencia, que descansa en la certeza absoluta
que lo que es Verdad será revelado y ni el tiempo, ni el espacio
pueden obstaculizar que se revele; por lo que la actitud es de una
expectativa serena y alegre a la vez, sin apego a los resultados. Tal
vez estos son mayores de lo que tú imaginas, por lo que no hay que
decidir cuáles han de ser. La única razón por la que tengo la ilusión
de no contar con paciencia es porque tengo que reforzar, no la
paciencia, sino la causa de que no la experimente de forma natural: mi
confianza en el proceso, en las manos de quién estoy, cuál es la
Verdad y que todo, todo, todo lo que viene a mi es perfecto y
maravilloso. Que me quepa al menos la duda y si puedo, mejor la
certeza, de que hay alguien que sabe qué es lo mejor para mí y me
haría infinitamente feliz, y que puede actuar si yo me mantengo en
esta actitud y no determino yo lo que debe acontecer. A mí sólo me
compete relajarme y estar en esa dulce y alegre actitud.

¿Qué hago después?
Confiar, plenamente en las manos de quién estás. Lo que suceda después
es el resultado de la sanación. No quieras determinar qué es lo que
más conviene. Tú no lo sabes, pero permanece seguro(a) que en las
manos de Dios, será lo que sea necesario para que tu estés en un
ambiente laboral, de pareja, amistad, social, etc. digno de ti, bendito
(a) Hijo(a) de Dios, en donde seas amado(a), respetado(a), te
encuentres en abundancia, plenitud y estés en el ejercicio pleno de tu
Ser, haciendo gala de tus dones y talentos para el beneficio tuyo y de
todos tus hermanos. En donde puedas en verdad ser intensamente Feliz.

Levantemos de las cenizas nuestros corazones y dirijámoslos hacia la
vida, recordando que Eso es lo que se nos promete, y que este curso
nos fue enviado para allanar el sendero de la luz y enseñarnos, paso a
paso, cómo regresar al eterno Ser que creíamos haber perdido. (UCDM:
W.pI.Quinto Repaso.5:4)

Reply all
Reply to author
Forward
0 new messages