EL CRECIMIENTO DE LA ULTRADERECHA ES CONSECUENCIA DEL VACÍO DE LA POLÍTICA.

0 views
Skip to first unread message

Brujula Metropolitana

unread,
Jun 2, 2022, 3:15:17 AMJun 2
to circulo brujula



De: Carlos Prigollini <prigo...@hotmail.com>
Enviado: lunes, 30 de mayo de 2022 01:20 p. m.
Asunto: EL CRECIMIENTO DE LA ULTRADERECHA ES CONSECUENCIA DEL VACÍO DE LA POLÍTICA.
 
EL CRECIMIENTO DE LA ULTRADERECHA ES CONSECUENCIA DEL VACÍO DE LA POLÍTICA.
Por CARLOS PRIGOLLINI.  
                                                                                                               
                                                                                                                                   "La historia se repite, la primera vez como tragedia,
                                                                                                                                     la segunda vez como una gran farsa".
                                                                                                                                                                                                   CARLOS MARX.

                                                                                                                      

La geopolítica se impuso en el mundo como la relación entre los diferentes Estados, pero más específicamente sobre el papel de aquellos países que buscan dominar el mundo, a costa del pensamiento de los pueblos y los más vulnerables.
En estos días la avalancha mediática se lanzó contra Rusia y su presidente Vladimir Putin, justificando las sanciones impuestas por Estados Unidos y su correa de transmisión bélica en Europa, la OTAN (Organización de Tratados del Atlántico Norte). Los mismos que nos prohíben leer a Dostoievsky, Chejov, y escuchar música de Tchaikovsky, son aquellos que realizaron más de 48 intervenciones militares de la década de 1990 y se involucraron en diferentes guerras sin fin, durante las primeras décadas del siglo XXI. Son los mismos que lanzaron casi 17.000 bombas en diversos países durante el gobierno de Barack Obama, cuándo el vicepresidente de la Nación, era el hoy presidente Joe Biden. Los invasores de Kosovo, Irak, Libia, Yemen, Panamá, Granada en la era Clinton. Los que balcanizaron y bombardearon sin clemencia a la ex Yugoeslavia. 
¿No hay sanciones por parte de los organismos multilaterales o el mentado Derecho Internacional Público a Estados Unidos?
La misma geopolítica que sirvió de excusa para combatir el comunismo después de la segunda guerra mundial, fue la que dió lugar en nombre de ese falso combate para intervenir constantemente a Nuestra América, a cuanto gobierno progresista o en favor de las grandes mayorías apareciera.
Fue el triste y lamentable suceder de nuestros pueblos, empujados al destierro, el ostracismo en el mejor de los casos, o la simulada persecución y cárcel o muerte de sus mejores hijos. 
El objetivo final era la concentración de la riqueza en los minoritarios sectores más ricos, mismos que hoy han secuestrado los estados-nación, a través de medios de comunicación empresariales o sirvientes de los grandes intereses, encargados de "intoxicar el cerebro de la gente" (dixit Noam Chomsky).
El mismo país que hoy padece matanzas salvajes en super mercados o tiendas de Búfalo, Texas, o diferentes rincones de su geografía, ha producido más de 45.000 muertes en 2.021 y ha permitido que su floreciente industria armamentista tenga ganancias de 1.48 Billones de dólares por la venta de armas a los civiles de su población, misma que deja jugosas comisiones a sus lobistas y políticos como el caso de Mitt Romey, quién ganó más de 13.6 millones de dólares por los "servicios prestados". 
Los daños colaterales sufridos por esta maquinaria imperial son brutales en América Latina, ya que dichos negocios más otros de muy dudosa procedencia, son con la complicidad directa de las clases política de la región, que hacen las veces de lacayos del imperio para facilitar no sólo el crecimiento económico de los sectores nombrados, sino también de las derechas vernáculas, hoy devenidas en ultraderechas fascistas.
Este posfascismo ya no expresa valores fuertes como sus ancestros de la década de 1930 (los casos de Hitler, Mussolini o Franco en Europa), sino que pretende llenar el vacío dejado por la política, reducida a la anti política.
La falta de formación política, las deserciones y traiciones de los mismos personajes elegidos por los votantes, se transforma en indiferencia, resignación y se profundiza la ausencia de memoria social, para naturalizar de ese modo la violencia, lo insólito, que medios al servicio de los peores intereses sean pagados para invadir a la audiencia con una serie de fake news, las que se viralizan diez veces más que la verdad, ya que esas falsas noticias tienen estereotipos a los que se dirigen , por lo que es más difícil desmentir que establecer la verdad.
Frente al descrédito de la política, la derecha sólo propone recetas regresivas y políticamente reaccionarias. Están al servicio de grandes multimillonarios que construyen los poderes fácticos, que son los que realmente están por encima de los Estado-Nación.
Todo ello, con la complicidad de funcionarios y pseudo representantes que componen los gobiernos "nacionales". 
Es hora de conformar organismos de base de abajo hacia arriba, de convocar a asambleas populares en cada barrio, en cada municipio, establecer cooperativas de trabajo en empresas quebradas, o que a través de quiebras fraudulentas y prefabricados vaciamientos de los mismos patrones convocan a falsos acreedores. Tenemos que llamar a los vecinos y comunas para revocar los mandatos a los representantes espurios que agotan la democracia y la política en aras de sus beneficios personales. Debemos reformar la Constitución para poder reestructurar los corruptos poderes de los cuales emanan las leyes - incluida las dos cámaras del Congreso-, llamar a un conjunto de notables de cada ciudad para componer las Cortes o magistraturas que controlen a los jueces del cada día más controvertido Poder Judicial, sancionar una ley de medios que permitan el derecho de demandar las calumnias, mentiras e infamias que los periodistas alquilados acostumbran publicar, repatriar de paraísos fiscales el dinero y las divisas fugadas por los evasores, mismos que son responsables directos de nuestras deudas externas. 
Por tal motivo, es hora de desmonopolizar el comercio exterior, nacionalizando no solo el comercio sino también nuestras aguas, ríos y mares, que permitan una navegación de bandera, contrariamente a la invasión de barcos chinos que usufructúan la pesca y las riquezas naturales, y de bases militares de Estados Unidos e Inglaterra que mancillan la soberanía de cada uno de nuestros países.
Debemos por sobre todo confirmar los principios éticos que las izquierdas latinoamericanas supieron imponer, a través de nuestros héroes patrios. Impedir el avance de las ultraderechas, tomando nuevamente la iniciativa de la política, única herramienta de transformación que tenemos los ciudadanos de a pie.

                                                                                                            CARLOS PRIGOLLINI, mayo 29 del 2022.





Libre de virus. www.avast.com
Reply all
Reply to author
Forward
0 new messages