La industria farmacéutica propone que los operadores puedan vender por Internet de forma “controlada y autorizada” - España

0 views
Skip to first unread message

jburm...@ser-mark.com

unread,
Sep 26, 2008, 10:07:33 PM9/26/08
to Marketing Farmaceutico
SANTANDER, 1 Sep. (EUROPA PRESS) - La industria farmacéutica ha
propuesto que los operadores oficiales puedan vender sus productos por
Internet de forma “autorizada y controlada” para evitar de esta forma
la comercialización de medicamentos falsificados a través de la Red.

Esta es una de las propuestas que realizó el director general de
Farmaindustria, Humberto Arnés, para tratar de “atajar” este fenómeno
“nuevo y global”, que mueve cifras de unos 40.000 millones de dólares
anuales, cuatro veces más, por ejemplo, que la comercialización
sanitaria legal en España.

Arnés explicó que la venta a través de Internet es la principal
modalidad por la que se distribuyen los medicamentos falsificados en
las sociedades más avanzadas, impulsadas además por el hecho de que no
sea necesaria una receta para solicitarlos o de que sus precios sean
más baratos.

Aunque admitió que “es difícil poner puertas o límites” a Internet,
el representante de la industria farmacéutica abogó por que los
operadores oficiales se adentren en un campo en el que en la
actualidad no tienen presencia. “Hoy en día no debe adquirirse ningún
medicamento en Internet”, advirtió.

Arnés realizó estas reflexiones en rueda de prensa, con motivo de
su participación en el VIII Encuentro de la Industria Farmacéutica,
organizado dentro de los cursos de verano de la Universidad
Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, y que en esta
edición se centra en la denuncia de los efectos de la falsificación de
medicamentos.

Como medicamentos falsificados se entiende aquellos que incluyen,
“de forma deliberada y fraudulenta”, información sobre su composición
o procedencia que no se cumple, por lo que se produce una “usurpación
de la titularidad” del producto. Además, estas imitaciones no
contienen el principio activo para el que están autorizado, algo que
sucede en un 60% de las ocasiones.

Estos compuestos a veces no tienen consecuencias sobre la salud al
utilizar ingredientes inocuos, pero el responsable de Farmaindustria
relató que en ocasiones se introducen elementos como cemento, por lo
que, ante el “compromiso con la salud de los pacientes”, la industria
farmacéutica se ofrece a colaborar con las autoridades para “impedir”
un “negocio” con “consecuencias sanitarias devastadoras”.

CADENA DE SUMINISTRO

Arnés también sugirió que se actúe sobre la cadena de suministro de
los medicamentos para garantizar que estos sean seguros y que el
proceso tenga “integridad” en todas sus fases.

Así, planteó que se implanten medidas “autentificadoras” e
individuales de los productos, con identificaciones visibles, pero
también con otros sistemas invisibles basados en las nuevas
tecnologías. También abogó por “generar buenas prácticas de
distribución” y realizar auditorías sobre esta materia.

Este fenómeno “complejo y difícil de detectar requiere que se
“instrumenten medidas legales”, a juicio de la industria, que destacó
el carácter global de los responsables de la falsificación de
medicamentos, “vinculados” a organizaciones de crimen internacional.

Así, si en los países desarrollados los productos falsos se
distribuyen por Internet o intentan colarse en la cadena de
distribución, en los países en vías de desarrollo, la venta se realiza
en mercados locales o a través de la venta ambulante. Por tanto, la
solución debe ser también de carácter global, indicó.

BIOMEDICINA

Por otra parte, el director general de Farmaindustria confió en que
el traslado de las competencias en materia de biomedicina del
Ministerio de Sanidad y Consumo al departamento de Ciencia e
Innovación, creado tras las últimas elecciones generales, permita
“favorecer la investigación biomédica”.

A preguntas de los periodistas, Arnés admitió que, cuando supo que
el Instituto de Salud Carlos III, que centraliza estas políticas,
pasaba a depender de otro ministerio que no era el de Sanidad,
experimentó “cierta sorpresa y preocupación”.

No obstante, matizó que la reacción ante estos cambios, que fueron
analizados en el seno de la industria farmacéutica, fueron sólo
“inicialmente”, y que, tras mantener contactos con los responsables
políticos, ahora confía en los resultados de esta decisión.

Europress, España, 1 de septiembre 2008
Reply all
Reply to author
Forward
0 new messages